Global

Seguidores de Lula llegan a Curitiba para apoyarlo

Seguidores de Lula llegan a Curitiba para apoyarlo

La defensa del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) presentó la noche de este martes tres recursos ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) para evitar que el exmandatario sea interrogado este miércoles en Curitiba por el juez federal Sérgio Moro, responsable del caso Petrobras. Aunque Lula ya declaró en marzo en un proceso en el que es acusado de intentar obstaculizar las investigaciones de "Lava Jato", ésta será su primer cara a cara con Moro, convertido desde hace tiempo en el emblema de la lucha contra la corrupción en el país sudamericano.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva llegó hoy a Curitiba, ciudad donde fue montado un fuerte dispositivo de seguridad.

Cabe resaltar que el ex presidente lidera holgadamente los sondeos de intención de voto para los comicios de 2018 y los estudios más recientes muestran que la brecha en su favor crece, pese a tener un amplio índice de rechazo junto a su Partido de los Trabajadores (PT), que fue barrido en las últimas elecciones municipales.

"Ya estoy en Curitiba para expresar mi solidaridad total al presidente Lula (...)".

Lula está acusado de haber recibido un tríplex por parte de la constructora OAS en el litoral del estado de Sao Paulo a cambio de favorecer a la empresa, así como de haber guardado en un almacén los bienes que ganó durante su presidencia. Pero Lula no está solo sino que cientos de ciudadanos salieron a las calles para demostrarle su apoyo.

El abogado Cristiano Zanin Martins argumentó que el mantenimiento de la fecha de la audiencia restringe el derecho de defensa, pues no hay "viabilidad material para analizar dicha documentación antes del interrogatorio".

"No tuvo ninguna participación en un esquema ilícito en Petrobras". Al contrario, las pruebas demuestran su inocencia.

La sentencia será leída entre 45 y 60 días después, según estimaron en el famoso juzgado número 13, que comanda Moro.

El expediente, conocido como el "apartamento de Guarujá", es una de las cinco acusaciones que hasta el momento pesan en contra de Lula por corrupción pasiva, lavado de dinero, tráfico de influencia y obstrucción a la justicia.

De acuerdo con las leyes brasileñas, Lula no podría postularse a un cargo electivo si una eventual condena es ratificada en segunda instancia.

El juez, responsable por el caso Petrobras y que ya ha mandado a prisión a importantes ejecutivos y políticos brasileños, teme un nuevo enfrentamiento entre ambas partes después de la movilización de los grupos en las redes sociales.