Medicina

Atención: Se hizo un tatuaje y se murió

Atención: Se hizo un tatuaje y se murió

Un hombre de 21 años falleció luego de irrespetar las recomendaciones de su nuevo tatuaje.

Según la publicación, la infección empeoró ya que el hombre padecía de cirrosis debido a que desde hace varios años consumía alcohol y un día después de ser internado, un fallo orgánico total obligó a los doctores del hospital a conectarlo a una máquina para mantenerlo con vida. Debajo de una ilustración de una cruz y manos en posición de oración, las palabras "Jesús es mi vida" escritas en cursiva.

Cada vez que la aguja de la pistola que se utiliza para hacer un tatuaje toca la piel hace una herida y se convierte en un portal para que los gérmenes accedan al cuerpo.

Un reporte publicado la semana pasada en BMW Case Reports, un prominente diario médico, revela únicamente que el sujeto era un latino residente en Texas. Tres días después, fue admitido en el Parkland Memorial Hospital con fiebre y un fuerte dolor en ambas piernas y pies. El riesgo de adquirir una infección es mayor entre más grande sea el tatuaje.

Después de que se hizo el tattoo en el tobillo derecho, su tatuador le recomendó, entre otras cosas, no nadar en ninguna pileta ni mar para evitar problemas con el diseño.

Además, una enfermedad crónica del hígado, causada por beber seis cervezas al día contribuyó degradar más la salud del paciente, se necesito de un respirador y suministración de antibióticos. El diagnóstico médico mostró que tenía una bacteria llamada Vibrio vulnificus, una bacteria hallada en las costas océanicas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los pacientes se infectan consumiendo mariscos crudos, poco cocidos o exponiendo una herida al agua de mar. El hombre estuvo por dos semanas con el soporte vital pero sus riñones empezaron a fallar y su condición se deterioró, según Metro.

"Se trata de que, si decides hacerte un tatuaje, lo hagas de forma segura, en un lugar con licencia, y asegúrate de cuidar la herida y tratarla como cualquier herida", dijo Hendren.