Economía

Protestas en Afganistán se saldan con víctimas mortales

Protestas en Afganistán se saldan con víctimas mortales

"Hemos recibido quince víctimas de la protesta de hoy, cinco de ellos fallecidos, de los que cuatro llegaron muertos y uno pereció en el hospital", informó una trabajadora del hospital de la ONG italiana Emergency en Kabul, situado a pocos cientos de metros del lugar de la protesta.

Las detonaciones se produjeron durante el funeral de Mohammad Salem Izedyar, hijo del vicepresidente primero del Senado, quien murió durante una protesta el viernes contra el grave atentado que se produjo el miércoles, en el que murieron al menos 90 personas.

Las imágenes de la televisión local mostraban el lugar lleno de cadáveres, algunos con los miembros amputados, y un testigo explicó a la AFP que "la gente quedó destrozada" por el impacto de la explosión.

Agregó que otras 87 personas resultaron heridas por las explosiones, entre ellas tres bombas en el cementerio donde se realizaba el entierro del hijo del senador Alam Ezadyar.

El Palacio Presidencial, por su parte, trasladó su pesar por las muertes ocurridos durante la manifestación de hoy en un comunicado y llamó a los participantes a mantener la "calma". El atentado de hace tres días, que todavía no fue reivindicado, es uno de los más sangrientos desde la invasión estadounidense en 2001.

Ese atentado puso de relieve la capacidad de los insurgentes de atacar en el distrito en teoría más seguro de Kabul, donde está el palacio presidencial y varias embajadas, protegidos con muros de hormigón.

Los manifestantes se han concentrado este viernes en varios puntos de la plaza Zanbaq, escenario del atentado del miércoles, para exigir la renuncia del Gobierno y del mandatario por no haber podido impedir el atentado que acabó con la vida de 90 personas y dejó más de 400 heridas el miércoles en esa misma zona.

La policía respondió disparando con balas y utilizando gas lacrimógeno y cañones de agua cuando varios manifestantes intentaron franquear un cordón de seguridad.

El manifestante pidió la dimisión del presidente, Ashraf Gani, y el jefe de Gobierno, Abdulá Abdulá, a los que calificó de "incompetentes" y a los que culpó de ser incapaces de "proteger" a la población.

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado la responsabilidad por el atentado.

Después del ataque de esta tarde, el general Murad afirmó que la alerta de seguridad para la ciudad de Kabul continúa siendo muy alta, e instó a los manifestantes a dispersarse y abstenerse de realizar más protestas.