Economía

76 policías heridos durante protestas contra la cumbre del G-20

76 policías heridos durante protestas contra la cumbre del G-20

A un día del inicio oficial de la cumbre del G20, los principales líderes del mundo llegaron ayer a Hamburgo y aprovecharon para encontrarse, en reuniones bilaterales, con sus pares y limar asperezas o unificar criterios en los temas más calientes, como el comercio internacional, la crisis con Corea del Norte y el cambio climático. Seguramente serán la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente chino, Xi Jinping, quienes protagonicen los más agudos debates, pero no se descartan fuertes roces con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el de Turquía, Recep Erdogan.

Trump se encamina a una agria confrontación con los otros líderes de las potencias económicas mundiales tras decidir el mes pasado retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ha afirmado este miércoles que "lo más importante de esta reunión es tener un buen intercambio entre Trump y Putin sobre cómo ven la naturaleza de esta relación entre ambos países".

Pese a todas las protestas y manifestaciones el Ministerio del Interior de Alemania aseguró que no permitirá que se cancelara la cumbre del G20.

El presidente Macri fue recibido esta mañana en el Hamburg Messe, el centro de convenciones donde se realiza la cumbre, por la jefa del Gobierno alemán, Merkel. El Presidente aceptó la invitación de la primera ministra inglesa y se decidió que el encuentro sería en el hotel Le Meridien, a las 10 del sábado 8 de julio, con agenda abierta.

El ambiente durante el evento estará marcado por el encuentro que tendrán los representantes de Estados Unidos y Alemania, en este caso el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y la canciller alemana, Angela Merkel.

Mientras se desarrollan esas actividades oficiales, miles de personas protestan en las calles de la ciudad en una movilización anticapitalista que bautizaron como Bienvenido al infierno, en coincidencia con la llegada de Trump y de otros líderes del G20.