Global

Convocan a protestas para repudiar la condena contra Lula

Convocan a protestas para repudiar la condena contra Lula

La sentencia fue dictada por el juez Sergio Moro, responsable de las investigaciones sobre la colosal trama corrupta destapada en el seno de la petrolera estatal, que encontró al expresidente culpable de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero, aunque la condena puede ser revertida en la segunda instancia, que deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o finales del año próximo.

Esta la primera vez, desde que se instauró la Constitución de 1988, que un ex presidente de Brasil es condenado criminalmente. Pinheiro apareció en fotos junto a Lula da Silva entregándole las llaves del departamento.

Lula seguirá en libertad a la espera de su apelación.

El fallo marcó una caída impresionante para Lula, el primer presidente de la clase obrera de Brasil, quien dejó el cargo hace seis años con un 83% de aprobación. La condena fue firmada por el juez de primera instancia Sergio Moro, quien lidera las investigaciones del caso Lava Jato.

Según afirmó, el juez llegó a contemplar la posibilidad de una posible detención preventiva en razón de las recientes declaraciones de dos testigos quienes habrían asegurado que Lula ordenó destruir pruebas.

Este es el último giro en una saga que tuvo a Brasilia en vilo: la vuelta de Lula al ruedo político.

Fue en marzo de 2014, cuando la Policía Federal descubrió que, además de las bombas de combustible, el minimercado y la cafetería, en la estación había una casa de cambio que se usaba para lavar dinero.

El brasileño ha negado de manera categórica los cinco cargos, los cuales atribuyó a una conspiración para impedir su candidatura en las presidenciales en octubre de 2018. Cofundador del Partido de los Trabajadores, encabezó el país durante un boom económico e introdujo políticas de bienestar que ayudaron a sacar a 36 millones de personas de la pobreza.

Se investiga si la constructora Odebrecht ofreció 12 millones de reales (3,7 millones de dólares) para comprar un terreno en Sao Paulo donde sería erigido el Instituto Lula -que divulga su legado político-, como parte de un acuerdo para distribuir sobornos recibidos por el PT.

En esta causa, Lula también es acusado de tráfico de influencia en favor de automotrices en la concesión de beneficios fiscales, en la conocida como Operación "Zelotes".

El dictamen emitido este miércoles aún debe ser ratificado en segunda instancia ante el Tribunal Supremo.