Cultura

Renunció Sean Spicer, el vocero de la Casa Blanca

Renunció Sean Spicer, el vocero de la Casa Blanca

El secretario de prensa de la Casa Blanca presentó su dimisión al magnate después de que este nombrara al empresario neoyorquino Anthony Scaramucci como director de comunicaciones, una medida sobre la que Spicer le había expresado su profundo desacuerdo.

Según informaron la emisora NBC y el diario The New York Times, entre otros medios, Spicer había dicho a Trump que el nombramiento de Scaramucci, un inversor de Wall Street con escasa experiencia política, era un "grave error". "La gente se siente genial respecto de lo que está haciendo", agregó ante los cronistas de la Casa Blanca.

El caos que envuelve al presidente Trump y su órbita se intensificó este viernes, cuando Trump se movió para sacudir a sus equipos de comunicaciones legales y de la Casa Blanca en respuesta a la amplia investigación especial del consejo sobre la posible solución de su campaña con el gobierno ruso y su impacto en la agenda legislativa estancada.

La nueva portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, supo combinar su carácter de hierro con respuestas mordaces para ganarse la sala de prensa de la mansión presidencial. Ya condujo anteriormente conferencias de prensa en la Casa Blanca.

La salida de Spicer dando un portazo ocurre en un momento de extrema delicadeza para Trump, quien en la última semana usó su ametralladora verbal en todas direcciones. Una de sus principales labores es la de elaborar los discursos del presidente de EUA. De inmediato se retiró y se negó a responder preguntas.

Spicer también llegó a tener debates feroces frente a cámara con los periodistas hasta volverse parte de la cultura popular.

La actitud hostil y agresiva de Spicer en la sala de prensa de la Casa Blanca se ha convertido en una imagen de marca del portavoz y acabó por ser satirizada por una actriz de Hollywood, Melissa McCarthy, en el Saturday Night Live, programa de humor del horario estelar de la televisión americana. El entusiasmo lo llevó a formular declaraciones de elevado voltaje y provocar polémicas.

Mark Corallo, que coordinó la comunicación externa de ese equipo, renunció al cargo. "Continuaré mi servicio hasta agosto", tuiteó Spicer después de que comenzó a circular la noticia.

En sustitución de Spicer, Trump nombró a Sarah Huckabee, hija del exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee.