Global

Países del Alba condenan agresión sistemática contra Venezuela — VENEZUELA

Países del Alba condenan agresión sistemática contra Venezuela — VENEZUELA

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) manifestaron su apoyo y solidaridad al régimen dictatorial de Nicolás Maduro y rechazaron las sanciones internacionales contra la Constituyente.

En el evento, el jefe del Estado venezolano propuso al Alba iniciar un gran diálogo internacional "por el respeto de la democracia en Venezuela". "No sabemos con Brasil porque no hay un gobierno legítimo", en una próxima cumbre de la Celac a realizarse en El Salvador.

"La derecha continental rompió las reglas de juego de la convivencia", consideró Maduro al tiempo que agregó que "hace falta un diálogo regional".

"Quieren imponernos la fuerza esclavizadora de la OEA", expresó.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, indicó que debido a esta situación donde factores de oposición buscan la intromisión en el país, se estudiarán los mecanismos para defender la soberanía y la paz en el territorio venezolano.

El ALBA está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, y Granada.

"Quieren derrotar a la Revolución Bolivariana, que es el renacimiento del proyecto de Bolívar. En Venezuela se libra hoy la batalla de Ayacucho del siglo XXI".

En otro tema, reiteró su rechazo a los intentos de intervencionismo perpetrados por la Organización de Estados Americanos (OEA), instancia que ha ejercido presión a los países miembros de este organismos internacional para ejecutar sanciones ilegales contra Venezuela.

"Advertimos que se cometen los mismos errores que condujeron al fracaso en el pasado". Exigimos la firme e inmediata condena internacional de la violencia, que ha costado lamentables muertes y numerosas pérdidas al pueblo venezolano.

La ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa. Paradójicamente, desde entonces han disminuido las violentas protestas antigubernamentales que en los últimos meses dejaron más de cien fallecidos.

La votación efectuada, en la que participaron más de ocho millones de personas, tuvo según los cancilleres un "impacto sobre el orden democrático" del país suramericano.