Global

Pareja dice haber trasladado a Santiago el 22 de agosto

Pareja dice haber trasladado a Santiago el 22 de agosto

La pareja aseguró que reconoció el rostro del joven tras la masiva movilización en Plaza de Mayo, por lo que efectuaron la denuncia el pasado 31 de agosto en la comisaría de Río Grande. "Era una persona como que estaba abandonada", consideró Muñoz, quien relató que esa persona venía de un extenso viaje de 40 días por distintos puntos del país.

Ayer, se conoció que esta pareja afirmó haber levantado a Maldonado el 22 de agosto en el tramo de la ruta 40 que va de Esquel a Tecka, y que les habría confesado que su destino era la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia. Los concejales del PRO, Fernando Ponce y Julio Irurueta, y su par de la Coalición Cívica, Raquel Krakover, se oponían a incluir el concepto que da cuenta de una responsabilidad del Estado en el caso Maldonado, mientras que los tres ediles radicales Cardozo, Ronga y Rollié estaban dispuestos a votarlo. Nos preguntó si lo podíamos llevar.

Muy a pesar de esta postura, la declaración impulsada por los dos bloques del FpV-Pj fue acompañada por el FR y los monobloques, pero también por el propio radicalismo. En la descripción, que efectuó en la comisaría de Río Grande, lo definió como un hombre "de contextura física delgada, muy desmejorado en su aspecto físico, de alrededor de 1,60 a 1,65 metros de estatura, tez blanca y con la particularidad de que tenía la piel muy ajada".

En tanto, el hombre agregó que la persona que subieron a la camioneta tenía la barba "tal cual" como aparece en las fotos que se difunden de Maldonado. "Lo vimos tan indefenso, con ropa muy liviana, sin campera, zapatillas rotas, sus guantes eran medias y con una marca en la frente", relataron. Estaba ido, medio perdido. Cuando lo dejaron en la entrada a Tecka, el joven los saludó y le dijo al matrimonio que "para mí, moverme de donde estaba hasta acá, es un logro".

De acuerdo al relato de la pareja, el joven, que no les reveló cómo se llamaba, pero que les contó que tenía 28 años, les dijo, muy apenado, que lo habían asaltado y golpeado en una pelea. "En la parte superior llevaba colocado un buzo de algodón o similar, color azul, sin capucha". Primero decidieron esperar, pero "comenzaron a atar cabos y a relacionar las características de la persona que vieron en la televisión con el muchacho de la ruta" y decidieron presentarse a declarar. "Queremos que aparezca Santiago Maldonado con vida, pero no podemos aceptar que el kirchnerismo se aproveche de las desgracias ajenas".