Global

Barcelona se llena de banderas españolas por la unidad

Barcelona se llena de banderas españolas por la unidad

La marcha, cuyo eslogan es "Recuperemos nuestro sentido común", pretendía una nueva fase de diálogo con el resto de España y contó con personalidades tan destacadas como el novelista novelista Mario Vargas Llosa y Josep Borrell, ex presidente de la Parlamento Europeo.

Los partidarios del "sí" a la separación ganaron la consulta, en la que participó menos de la mitad del electorado de la región.

La jornada concluyó con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, asegurando que impedirá que "cualquier declaración de independencia [de Cataluña] se plasme en algo", en una entrevista publicada en el diario El País.

La ciudadanía de Cataluña que está en contra de la secesión, que defiende su permanencia en el Estado español y que está en contra del proyecto independentista, salió hoy a las calles de Barcelona para expresar su frontal rechazo a una eventual declaración unilateral de independencia. "Lo que tengo que hacerlo es a su tiempo [.] A mí me gustaría que a la mayor celeridad posible se retire la amenaza de la declaración de la independencia", agregó.

"Estoy muy cansada de estar callada, cada vez que sacamos las banderas españolas nos dicen fascistas", explicó a la AFP Susana Cerezal, de 41 años, que llegó desde la localidad catalana de Figueras, cerca de la frontera con Francia. "Estamos aquí para pararlo", remarcó Vargas Llosa, quien se refirió a los manifestantes como "catalanes democráticos, que no creen que son traidores los que piensan distinto a ellos (.); y que cree en la democracia, en la libertad, en el Estado de derecho y la Constitución".

Al grito de "Viva España, y Visca Catalunya (Viva Cataluña)", "Cataluña es España" y "Puigdemont a prisión", los manifestantes con numerosas banderas españolas y catalanas y de la Unión Europea, marcharon en un clima de tranquilidad, sin incidentes.

La Sociedad Civil Catalana (SCC), una entidad civil integrada por profesores, intelectuales y activistas, convocaron la manifestación en Barcelona para contrarrestar el implacable avance del movimiento separatista, que anunció a principios de semana que el próximo lunes -y como mucho el martes- decretarán desde el Parlamento regional la independencia unilateral.

"Vivimos con mucha tensión, nuestras vidas están embargadas por todo esto, no sabemos qué hacer con nuestro dinero ni con nuestros empleos, no sabemos qué va a pasar", dijo otra participante, Alicia Doménec, profesora universitaria catalana de 39 años, que iba con su hijo de 3.

Esa manifestación coincidió con otras gigantescas demostraciones por la unidad de España realizadas en Madrid y en las grandes ciudades.

Según el gobierno catalán, el 90% de los participantes votaron a favor de la independencia en el referéndum, el 7,8% votó en contra y casi el 2% de las papeletas se dejaron en blanco.

Las manifestaciones se producen en un contexto de presión a Puigdemont para que abandone su proyecto de declarar unilateralmente la independencia, con la salida de la región de compañías emblemáticas como CaixaBank, Gas Natural o Banco Sabadell.