Tecnología

Estados Unidos evalúa reducir su personal en la embajada de Cuba

Estados Unidos evalúa reducir su personal en la embajada de Cuba

La primera acción es la alerta de viaje a los ciudadanos estadounidenses de no viajar a Cuba.

El Ejecutivo estadounidense denunció los ataques sónicos al gobierno Cubano, el cual negó la responsabilidad en el caso y afirmó que llevará a cabo una investigación para lograr determinar la causa del incidente.

Retiró a buena parte del personal diplomático, pero no cerró la embajada, un gesto que seguramente se ha valorado en La Habana, aunque dijo que la decisión de ayer fue "precipitada".

"Mantenemos relaciones diplomáticas con Cuba y nuestro trabajo en Cuba sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos".

El Departamento de Estado anunció este viernes la retirada de más de la mitad del personal de su embajada en La Habana y la suspensión de la emisión de visas en esa sede diplomática por tiempo indeterminado, además de recomendar a los ciudadanos estadounidenses no viajar a Cuba.

Estados Unidos ordenó al 60 por ciento del personal que abandone la embajada de La Habana y advirtió a los viajeros que no visiten Cuba debido a "ataques específicos" que han afectado a diplomáticos.

Para William LeoGrande, un experto en la Isla en la American University y autor de un libro sobre el deshielo, esa recomendación de no viajar al país caribeño "es injustificada", y podría causar un descenso en el número de visitantes que "dañará la economía cubana, algo que (el Gobierno de) Cuba verá como un acto hostil".

Varios canadienses también se han visto afectados, dijo un funcionario canadiense.

Para justificar tales pasos se argumentaron motivos de seguridad, y los cargos del Departamento de Estado remarcaron que se mantiene las relaciones diplomáticas entre los dos países, restablecidas en julio de 2015, tras más de 50 años de ruptura.

"Estos empleados han sufrido lesiones graves como consecuencias de estos ataques". Seguiremos investigando agresivamente estos ataques hasta que se resuelva el asunto.

Las propuestas para la reducción del personal han avanzado desde que el Secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se reunió el martes en Washington con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, para discutir el caso, que ha amenazado una frágil distensión de las relaciones entre los exrivales de la Guerra Fría.

Para Cuba, la decisión afectará la relación bilateral.

El titular cubano le reiteró a Tillerson la seriedad, celeridad y profesionalismo con que las autoridades de su nación han asumido este tema, y reafirmó que por indicación del más alto nivel del gobierno cubano se inició una pesquisa prioritaria desde el mismo momento en que se informaron los hechos.

Se han producido ataques en residencias diplomáticas de los Estados Unidos y hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses.

Las autoridades cubanas aseguran que no han perpetrado nunca ni perpetrarán ataques de ninguna naturaleza contra estos funcionarios, y tampoco han permitido ni permitirán que su territorio sea utilizado por terceros para tal propósito.

El senador republicano de Florida Marco Rubio la consideró "débil e inaceptable", y consideró que Washington debería expulsar a diplomáticos cubanos de EE.UU. en respuesta a los incidentes.