Cultura

Julieta Silva seguirá en la cárcel — Caso Fortunato

Julieta Silva seguirá en la cárcel — Caso Fortunato

"Se percató que Fortunato estaba en el piso y de todas formas lo atropelló", aseveró.

Mientras tanto, para la fiscal Andrea Rossi, el campo visual de la acusada no puede haberle impedido ver a la víctima, a quien embistió "con frialdad y sin culpa".

Sólo Julieta Silva es capaz de saber exactamente qué pasó por su cabeza cuando tomó el volante del auto, giró en U y arrolló a su novio, Genaro Fortunato, en la puerta del boliche Mona, en la lluviosa madrugada del 9 de septiembre pasado. Aseguró que "solo llamó a la ambulancia por exigencia de Axel, el cuidacoches", que relató cómo Silva embistió al rugbier. Además, resaltó que está probado el vínculo entre la mujer y Genaro. De esa manera adelantó que sostendrá el "homicidio doblemente agravado por vínculo y alevosía" que planteó desde un principio.

Este martes se realizó la audiencia de prisión preventiva en los Tribunales sanrafaelinos.

"Impera en su condición el riesgo de fuga, tiene los medios para hacerlo, gracias a que tiene parientes en la Patagonia y en San Luis", argumentó. También se refirió a uno de los puntos de la pericia psiquiátrica, donde los profesionales sugirieron no hacer lugar al arresto domiciliario.

Tras haber encarado la primera parte de la instrucción representada por la defensora oficial, Florencia Garciarena, Silva contrató los servicios de Cazabán, un experimentado abogado sanrafaelino que incursionó en la política durante la gestión del Gobierno de Celso Jaque, fue precandidato a Gobernador del PJ con apoyo del ex Gobernador-respaldado por el actual diputado nacional Alejandro Abraham- aunque luego fue desplazado por Francisco Pérez. Detalló que se llevaban mal y "esa noche discutieron mucho".

En este sentido, según publica Diario San Rafael, la abogada recordó que su defendida manejó más de 100 metros un tramo sin iluminación artificial, bajo la lluvia y sin sus anteojos colocados. Silva, como sucedió previamente, se mostró quebrada, muy compungida por lo que le toca vivir.

En la sala de audiencias del 1er Juzgado Correccional están Miguel Fortunato y su esposa.