Global

Rubén Ramírez — Regresaré por justicia

Rubén Ramírez — Regresaré por justicia

El ciudadano mexicano condenado a muerte en Texas fue ejecutado por el asesinato de su prima de 16 años.

La ejecución, que estaba programada para las 18:00 hora local (00:00 GMT), se efectuó con un retraso de más de cuatro horas, mientras la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos revisaba las últimas apelaciones que interpusieron los abogados del reo en los postreros intentos por salvarle la vida.

El Departamento de Justicia Criminal del estado dejó en espera el cumplimiento de la sanción en contra del mexicano acusado por el homicidio y violación de su prima, crimen cometido en 1997. En el curso de la investigación, la policía interrogó a Cárdenas, quien se presentó voluntariamente a declarar.

El febrero de 1997, autoridades estadounidenses hallaron el cadáver de Mayra Laguna en el Valle de Rio Grande, Texas. "Estoy en manos de Dios, se hará su voluntad", le dijo, según explicó Luna en una entrevista con el diario mexicano Reforma.

El tribunal determinó que se trataba de una estrategia dilatoria de la defensa, según reportó la agencia EFE.

Por lo que la defensa de Ramírez, ha señalado que se violaron sus derechos como extranjero, pues al ser detenido, no se les notificó a las autoridades de su país, ocasionado que se le privara de una ayuda legar que pudo haber cambiado el tipo de sentencia que recibió, así mismo, lo afirma el subsecretario para América del Norte, quien califica el proceso de muerte que lleva Rubén Ramírez como "ilegal".

También la Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas negó por unanimidad (6-0) otorgar clemencia o conmutar la sentencia del mexicano.

Cárdenas Ramírez fue arrestado. "En consecuencia, la CIDH insta a Estados Unidos, y en particular al estado de Texas, a respetar plenamente sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos", resume la organización.

Ante este hecho, el presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, manifestó su condena.

Los dos recursos y una petición adicional fueron finalmente rechazados y se procedió a la aplicación del castigo capital.

En la declaración escrita a mano, el guanajuatense reiteró su inocencia al señalar que: "No lo haré y no puedo pedir disculpas por el crimen de alguien más, pero, regresaré por justicia".

El asesinato de Mayra Laguna rompió a su familia hace 20 años, y la hermana de la víctima, Roxana, afirmó este miércoles desde la prisión que "las palabras no pueden describir el alivio que se siente de saber que hay paz verdadera después de tanta pena y dolor".