Economía

Se gravará la renta financiera y cambios en impuestos — Reforma tributaria

Se gravará la renta financiera y cambios en impuestos — Reforma tributaria

"En cinco años vamos a eliminar el impuesto al cheque".

La cartera de Hacienda de la Nación brindó precisiones de uno de los ejes del plan de reformas estructurales que anunció ayer el presidente, Mauricio Macri.

La reforma abarca también la baja en los gravámenes a productos electrónicos cómo así también sobre los automotores y motos de gama media. "Hace tiempo dejaron de ser artículos de lujo y se utilizan en casi todas las actividades productivas, hacen a la competitividad", consideró, al anunciar la eliminación de todos los impuestos internos en ese rubro.

Así, el gravamen a los débitos y créditos bancarios, se podrá deducir del Impuesto a las Ganancia de manera creciente para alcanzar a su totalidad dentro de cuatro años. Bajará al 30% en el 2019 y 2020, y llegará al 25% en 2021. De aprobarse la reforma, si en los primeros seis meses la empresa no recupera el IVA de su inversión se le devolverá automáticamente. Además, se aumentará la deducción especial en ganancias para trabajadores autónomos; se elimina el impuesto a la transferencia de inmuebles (ITI) y se extiende la aplicación del impuesto a las ganancias con alícuota reducida; Se elimina el ITI y se introduce un impuesto a la ganancia de capital por la venta de inmuebles ̶̶excepto casa-habitación- con una alícuota reducida del 15%.

Para Fausto Spotorno, director de OJF, el nuevo impuesto tendrá un efecto acotado: "El impacto es parcial porque solamente afecta a las personas físicas en un mercado dominado por las personas jurídicas e institucionales".

Se aplica una alícuota del 15% sobre ganancias de títulos en moneda extranjera o indexados. "Es equitativo gravar la renta financiera". También se eliminaría el impuesto a la transferencia de inmuebles.

- Subirá la alícuota desde el 10% al 20% para la compra de aeronaves, embarcaciones, autos y motos de alta gama.

El impuesto a los cigarrillos será del 70 por ciento.

Este tributo denominado "impuesto interno" alcanzará a las bebidas azucaradas y espumantes y forma parte de las reformas impositivas que intentan lograr.

Los impuestos a los combustibles se simplificarán. Serán dos montos de suma fija, independientemente del tipo de cambio el y precio del petróleo. Se propone modificar el impuesto para que dependa de la cantidad de dióxido de carbono emitido. El impuesto afectará al principio a combustibles líquidos y de 2020 en adelante se aplicará también sobre gas natural, GLP y carbón.

El proyecto contempla cambios que afectan directamente a las empresas y otras modificaciones que impactarán en el bolsillo de los pequeños contribuyentes.