Global

Acto de guerra nuevas sanciones de la ONU: Corea del Norte

Acto de guerra nuevas sanciones de la ONU: Corea del Norte

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad una nueva serie de sanciones contra Corea del Norte, a fin de detener su desarrollo de armas nucleares.

Pyongyang ha sido objeto de nueve paquetes de sanciones de la ONU particularmente drásticos.

"Rechazamos completamente las últimas sanciones", son una "violenta violación de la soberanía de nuestra república y como un acto de guerra que destruye la paz y la estabilidad de la península coreana y de la región", asegura la misiva.

En una declaración emitida por la agencia oficial de noticias KCNA, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte dijo que Estados Unidos estaba aterrorizado por su fuerza nuclear y estaba "cada vez más frenético en las medidas para imponer las más duras sanciones y presiones a nuestro país". "Si EE.UU. desea vivir libre de amenazas, debe renunciar a su política hostil y aprender a coexistir con otros países que poseen armas nucleares", ha subrayado la Cancillería norcoreana.

La resolución de la ONU es una respuesta a la prueba de misil balístico de alcance intercontinental Hwasong-15, capaz de impactar en cualquier punto de territorio estadounidense.

Según EEUU, las nuevas sanciones supondrán un recorte del un 89 % el acceso del régimen a gasolina, diesel y otros derivados del petróleo, un bloqueo aún mayor en caso de nuevos ensayos con misiles balísticos intercontinentales.

La nueva resolución es equivalente a un completo bloqueo económico de Corea del Norte, dijo el ministerio.

Además, requieren la repatriación de los norcoreanos que trabajen en el extranjero y cuyos ingresos beneficien al Gobierno.

El comunicado añade que Corea del Norte continuará "consolidando sus capacidades nucleares" y de autodefensa.

La resolución de la O.N.U. pretende prohibir cerca del 90 por ciento de las exportaciones de petróleo refinado de Corea del Norte, limitándolas a 500.000 barriles por año.

La resolución 2397 endurece de forma importante las amplias medidas que ya están en vigor contra Pyongyang, en un intento por dificultar a Corea del Norte la financiación de sus programas armamentísticos y forzarle a negociar.