Economía

FMI celebra reforma fiscal impulsada por el Gobierno argentino

FMI celebra reforma fiscal impulsada por el Gobierno argentino

En otra parte de su trabajo, el FMI apoyó la reforma tributaria ideada por el Ejecutivo al afirmar que la misma "alentará" la inversión y la creación de empleo formal y calculó que este año el desempleo será del 8,1% y que caerá al 7,7% en 2018.

"Esto es probable que juegue en contra del crecimiento económico en los próximos dos años, dejándolo en alrededor de 2,5 por ciento", señaló el informe.

Los directores del Fondo "acordaron que un menor déficit fiscal reduciría las vulnerabilidades externas, crearía credibilidad y ayudaría a anclar las expectativas de inflación", pero se mostraron divididos a la hora de ofrecer una evaluación acerca de cuán rápido el Gobierno debería cerrar la brecha fiscal. Argentina aspira a bajar su déficit al 3,2 por ciento del PBI en 2018, desde el 4,2 por ciento actual. El Gobierno argentino cambió las metas de inflación, después de aprobar el Presupuesto, para fijar el alza de precios minoristas en 15%.

Agregó que una reducción más drástica del gasto “recortaría las tasas de interés, aliviaría las presiones alcistas sobre el peso y limitaría las vulnerabilidades frente a un endurecimiento repentino de las condiciones del financiamiento externo”.

A juicio del directorio es positivo "el compromiso de las autoridades de mantener una postura estricta de política monetaria para alcanzar sus metas de inflación". "Un número de otros directores, si bien coincidían con la necesidad de reducir el déficit fiscal, también señalaron el impacto social y en el crecimiento económico potencial que tendría una consolidación más rápida", detallaron también.

Además de marcar que al tomar deuda en el exterior para financiar el déficit el país está más expuesto a eventuales vaivenes internacionales, los directores del Fondo señalaron que "es esencial reducir los gastos del gobierno, especialmente en áreas donde ha aumentado muy rápidamente en los últimos años, especialmente salarios, jubilaciones y transferencias sociales". Sin embargo, "destacaron la importancia de mitigar el impacto del reequilibrio fiscal en los segmentos más vulnerables de la población".

"Argentina está experimentando una sólida recuperación desde la recesión del año pasado", dijo el FMI en su informe.

Desde el año pasado, el FMI levantó una moción de censura sobre las estadísticas de Argentina.

Desde la llegada al poder de Mauricio Macri, a finales de 2015, el Fondo ha aplaudido las medidas de reforma estructural aplicadas para reencauzar las cuentas públicas y devolver credibilidad a los indicadores.