Global

Después de tres años, la Justicia descubrió escuchas de Lagomarsino

Después de tres años, la Justicia descubrió escuchas de Lagomarsino

La revocación de la visa que tenía vigente Héctor Timerman se debió a la confirmación de la prisión preventiva que pesaba en su contra por parte de la Sala II de la Cámara Federal porteña el 21 de diciembre último, hecho que fue revisado y modificado durante la feria judicial.

La abogada Graciana Peñafort solicitó a la sala de guardia de la Cámara de Casación que evalúe en este mes de receso vacacional la apelación que presentaron Fernández de Kirchner y Timerman el pasado 8 de enero. Mientras que Timerman quedó con prisión domiciliaria por su estado de salud, los otros fueron a cárceles comunes y la ex jefa de Estado quedó a salvo de la detención por tener fueros como senadora, pero esa situación podría eventualmente revertirse si prospera el pedido de desafuero del magistrado. Por la misma causa, además, Timerman fue excarcelado la semana pasada por el juez federal Sergio Torres, por razones humanitarias ante su estado de salud.

En septiembre, los dos expedientes se acumularon en el despacho del juez Claudio Bonadio y tomaron velocidad, al sumar testimonios y pruebas.

Bonadio dio por concluida la investigación sin recibir el testimonio del ex secretario general de Interpol Ronald Noble, quien desmintió en reiteradas oportunidades que el Memorándum de Entendimiento hubiera puesto en peligro o morigerado las alertas rojas de Interpol que aún pesan sobre cinco iraníes acusados por el atentado a la AMIA, consumado en julio de 1994 y que dejó 85 muertos y 300 heridos.

La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) pidió formalmente la elevación a juicio oral de la investigación por la denuncia que el fiscal Alberto Nisman presentara días antes de morir en la que acusó a la entonces presidente Cristina Kirchner y a varios de funcionarios de su gobierno por intentar encubrir el atentado a la AMIA. Fue luego de que el fiscal Eduardo Taiano pidiera su desarchivo para investigarla junto a una similar por presunta Traición a la Patria. En dos ocasiones fue rechazada por el juez Daniel Rafecas, quien consideró que no existía ningún delito que investigar.

Pero en diciembre de ese año, después de que apelara una de las organizaciones judías más importantes del país, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, el mismo alto tribunal decidió reactivar la denuncia.