Global

El papa y jóvenes chilenos 'se conectan' en Santiago

El papa y jóvenes chilenos 'se conectan' en Santiago

El encuentro fue en la explanada del Santuario Nacional de Maipú, ubicado en la popular comuna homónima del oeste de Santiago de Chile, hasta donde Francisco llegó después de su viaje a Temuco, la capital de la Araucanía, región en la que abordó el tema de los pueblos originarios. Yo sé que el corazón de los jóvenes chilenos sueña a lo grande, no solo cuando están un poco apuraditos, siempre sueña a lo grande.

"La contraseña es ¿Qué haría Jesús en mi lugar?". "En esos momentos, salgo corriendo a buscar un cargador o una red de wifi y la contraseña para volverme a conectar'".

"Hay momentos en los que sin darnos cuenta comienza a bajar 'nuestro ancho de banda' y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería, y entonces nos gana el mal humor", resaltó, para luego citar al rockero chileno Beto Cuevas sosteniendo que "el ruido ambiente y soledad de la ciudad nos aíslan de todo". "Me preocupa cuando, al perder 'señal', muchos sienten que no tienen nada que aportar y quedan como perdidos". Apúrense a encontrar lo que tienen para aportar porque el mundo, la patria y la sociedad los necesita”, concluyó. Nunca" y les aconsejó seguir el ejemplo de Alberto Hurtado, "un santo que iba cantando con su vida: "'contento, Señor, contento'" y que "tenía una regla de oro, preguntarse '¿Qué haría Cristo en mi lugar?".

"Al quedarnos sin conexión que da vida a los sueños, el corazón empieza a perder fuerza y quedarse sin batería", dijo el Papa Francisco a los jóvenes presentes.

El Papa destacó la importancia de la presencia juvenil en la Iglesia: "Cuánto necesita la Iglesia chilena de ustedes, que nos 'mueva el piso' y nos ayuden a estar más cerca de Jesús". "Es la contraseña, la batería para encender nuestro corazón, encender la fe y la chispa en los ojos" y les instó a usarla continuamente para no olvidarla.

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Apostólica Romana habló ante una verdadera muchedumbre y dio su mensaje esperanzador para el futuro.

Francisco les aconsejó hacer de esa frase una contraseña para no perderse y los invitó a salir al encuentro de sus amigos, "de aquellos que no conocen o que están en un momento de dificultad".

Tras la reunión con los jóvenes, el Papa se dirigió hasta la casa central de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Chile, en pleno centro de Santiago, donde sostuvo un encuentro con el mundo académico y cultural de esa casa de estudios superiores.