Global

Estados Unidos emite alerta sobre viajes a Cuba

Estados Unidos emite alerta sobre viajes a Cuba

El Gobierno cubano afirmó que el propósito de la audiencia celebrada hoy en el Senado de Estados Unidos para esclarecer los supuestos ataques sónicos a diplomáticos estadounidenses en La Habana no era "establecer la verdad" y negó de nuevo tener responsabilidad o constancia sobre esos sucesos.

"Cuando estuve en Cuba me reuní con los funcionarios de nuestra embajada y con el Ministerio del Interior cubano", recuerda Flake, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

"Cuba es un país seguro, pacífico y saludable para los cubanos, para los extranjeros, para los diplomáticos acreditados y para los millones de personas que nos visitan cada año, incluyendo los estadounidenses", ha enfatizado, según informa el diario oficial 'Granma'.

Lo único cierto hasta ahora es que los ataques "futuristas" han servido como pretexto para entorpecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y aumentar el cerco del bloqueo hacia la Isla.

Han sido promotores de legislaciones que afectan los intereses de ambos pueblos, y solo benefician a una minoría cada vez más aislada que históricamente ha lucrado con la agresión a la mayor de las Antillas, destacó.

Los primeros informes del Departamento de Estado aludían a "ataques sónicos" contra los diplomáticos, quienes escucharon ruidos agudos en sus residencias y en habitaciones de hoteles de La Habana.

Resaltó que resultan inaceptables las declaraciones realizadas en la audiencia por el secretario adjunto para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Francisco Palmieri, quien señaló "se le hacía muy difícil" creer que el gobierno cubano no tuviera conocimiento de quién o qué causó los ataques debido a sus estándares de seguridad.

De acuerdo a la agencia estadounidense Associated Press (AP), el FBI probó la hipótesis de que ondas audibles, infrasónicas o ultrasónicas pudieran haber sido utilizadas clandestinamente para herir a estadounidenses en Cuba y no encontró evidencia alguna.

El 29 de septiembre, el departamento de Estado recomendó a los estadounidenses no viajar a Cuba porque, aseguró, 'podían correr el riesgo de ser víctimas de ataques sónicos', como ha calificado el gobierno del presidente Donald Trump -aun sin pruebas-, los incidentes de salud reportados por diplomáticos en La Habana.

Por el contrario, destacó, meses de investigaciones exhaustivas han demostrado que no ha existido ataque alguno.

Asimismo, reiteró energicamente que las autoridades cubanas no son responsables de las afectaciones de salud alegadas por diplomáticos de Washington.

"Es desafortunado que desde que se conocieron las noticias de estos extraños y viciosos ataques el verano pasado, no hemos visto más protestas públicas contra el gobierno cubano", dijo Menéndez.