Global

Petrolero iraní accidentado se hunde tras explotar

Petrolero iraní accidentado se hunde tras explotar

China cuenta con el apoyo de unidades japonesas, surcoreanas e iraníes en las operaciones de rescate de los 31 marineros desaparecidos (29 iraníes y dos bengalíes) tras la colisión.

La explosión se produjo sobre las 12:00 horas (4:00 GMT), cuando todo el petrolero empezó a arder con fuerza, con llamas de entre 800 y mil metros de altura, detalló en un comunicado el Ministerio chino de Transportes.

En un principio había 32 tripulantes del Sanchi desaparecidos, pero el pasado lunes por la mañana fue rescatado el cuerpo sin vida de una persona, que las autoridades iraníes reconocieron como uno de sus ciudadanos.

Haciendo referencia a las evidencias disponibles, incluidos los comentarios de la tripulación del barco granelero chino, el CF Crystal, con el que colisionó Sanchi, y las actualizaciones de los equipos de rescate y el comandante en jefe de la misión de rescate de China, agregó que el personal murió inmediatamente después del accidente debido a la explosión masiva y el escape de gas tóxico. Comandos de China, Japón y Corea del Sur siguen en la búsqueda por mar y aire de 29 desaparecidos.

El petróleo condensado es un subproducto del procesamiento del gas natural, a través del cual se recupera una mezcla de hidrocarburos no gaseosos.

El suceso fue calificado de "terrible y trágico" por el presidente iraní, Hasan Rohaní, quien expresó en un comunicado su sentido pésame a los familiares de las víctimas.

La ayuda iraní llega en medio de las críticas a las labores de rescate y la lentitud para apagar el incendio, aunque el Gobierno de Teherán ha defendido a las autoridades chinas y ha negado que éstas hayan actuado con negligencia.

Los pocos afectados que salieron del edificio lo hicieron llorando desconsolados y apoyándose en otros allegados, ya que no habían perdido todavía la esperanza en un desenlace menos funesto, según pudo constatar Efe.

Mientras en Irán se prevén días de duelo y de reclamo de responsabilidades, en China tocará centrarse en el impacto medioambiental de este siniestro que, según Greenpeace, podría suponer un riesgo de contaminación de especies de gran consumo en el gigante asiático.