Cultura

Mantiene tribunal británico orden de detención contra Assange

Mantiene tribunal británico orden de detención contra Assange

A pesar de ello, la jueza Emma Arbuthnot, quien el 6 de febrero rechazó levantar la orden de detención contra Assange, de 46 años de edad, desestimó finalmente el argumento de la defensa de que perseguir a Assanger por violar sus condiciones de fianza no es de interés público, por lo que reiteró su decisión de mantener la orden de arresto contra el ciberactivista sueco. Quería eludir una extradición a Suecia, cuyas autoridades le reclamaban desde finales 2010, para responder ante la Justicia sobre las acusaciones de violación y agresiones sexuales que él niega haber cometido.

Los fiscales suecos desecharon su investigación el año último, alegando que no había posibilidades de llevar a Assange a Suecia en el futuro inmediato, pero la orden de detención de la justicia británica, por violación de las condiciones de libertad condicional por parte del responsable de WikiLeaks se mantiene, por lo que podría ser apresado si sale del edificio de la embajada de Ecuador.

La defensa la considera una medida "arbitraria, poco razonable y desproporcionada". La denfesa explica que el periodista tomó esa decisión porque estaba convencido de que el caso era un pretexto para extraditarlo a Estados Unidos, donde debería enfrentar importantes cargos por la información filtrada a través de Wikileaks, e incluso podría enfrentarse a la pena de muerte.

La abogada Gareth Peirce, parte del equipo legal de Assange, dijo a los medios a la salida del tribunal que todavía no han decidido si recurrirán la decisión ante instancias superiores.

El abogado de Assange, Mark Summers, sostuvo también que el arresto ya no guardaba proporción con el interés público.

Con la esperanza de alcanzar una solución a la situación jurídica y diplomática, Ecuador le otorgó la nacionalidad ecuatoriana al fundador de WikiLeaks, con la idea de que la inmunidad le permitiera salir de la legación.

Pero el Reino Unido se negó a otorgarle un estatus diplomático que le hubiera permitido dejar esa embajada sin ser detenido por la policía británica.

Recientemente, sobre todos en Estados Unidos, ha sido acusado de ser un lacayo de Rusia debido a su influencia en la elección del republicano Donald Trump en la Casa Blanca.

Al final de la audiencia de la semana pasada, Ecuador aseguró que continuaría protegiendo a Julian Assange, "mientras su vida corra peligro". Luego de casi dos meses, el 15 de agosto de 2012 el Gobierno Nacional dio paso a la solicitud del ciudadano australiano.