Global

Alto comisionado ONU preocupado por Ley de Seguridad Interior

Alto comisionado ONU preocupado por Ley de Seguridad Interior

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, denunció este miércoles el "alarmante" número de activistas y defensores de los derechos humanos asesinados en Colombia.

Zeid presentó hoy su informe anual sobre la situación de las libertades fundamentales en el mundo ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en el que dedicó un apartado a denunciar proposiciones legislativas "regresivas".

Por otro lado, Al Hussein condenó las políticas represivas que está aplicando en Estados Unidos hacia los migrantes.

El jordano afirmó que las detenciones y deportaciones de inmigrantes que llevan mucho tiempo en el país y que han cumplido las leyes han aumentado fuertemente, separando a familias y creando un enorme dificultad para las personas afectadas.

Finalmente, Zeid volvió a solicitar que se investiguen las supuestas violaciones a los derechos humanos cometidos en Venezuela.

Asimismo, expresó su alarma por el creciente "éxodo" de venezolanos hacia los países limítrofes, "mucho de los cuales buscan comida y acceso a los servicios básicos".

Respecto a Brasil, el Alto Comisionado también expresó su preocupación por la reciente aprobación de un decreto que otorga a las fuerzas armadas autoridad para combatir el crimen en el estado de Río de Janeiro y pone a la policía bajo el mando del ejército.

"Mi oficina ha recibido informes creíbles de cientos de asesinatos extrajudiciales en años recientes, durante las protestas y en las operaciones de seguridad", denunció Zeid.

Al encabezar la 37 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, el representante del organismo mundial celebró la entrada en vigor de nuevas leyes contra la tortura y las desapariciones forzadas en enero.

En Perú, agregó, se sintió "consternado" por la liberación del ex presidente Alberto Fujimori, quien fue condenado en 2009 por graves violaciones de derechos humanos equivalentes a crímenes internacionales.

"Una vez más, el Alto Comisionado vulnera flagrantemente las normas y principios que deben regir su actuación, procediendo a fijar posición sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela de una manera selectiva, subjetiva y altamente politizada y parcializada", refiere un comunicado emitido por la Cancillería.