Global

Assange se quedó sin Internet por opinar sobre la detención de Puigdemont

Assange se quedó sin Internet por opinar sobre la detención de Puigdemont

Assange a finales de 2017, se comprometió con el Gobierno a no volver a realizar comentarios sobre lo que sucede en otros países.

"La medida fue adoptada ante el incumplimiento por parte de Assange del compromiso escrito que asumió con el Gobierno a finales de 2017, por el que se obligaba a no emitir mensajes que supusieran una injerencia en relación a otros estados", señaló un comunicado oficial.

El Gobierno de Ecuador ha anunciado este miércoles el corte de las comunicaciones 'con el exterior' del fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana en el Reino Unido desde 2012, como represalia por 'interferir en asuntos de otros países'.

Añadió que "por todo ello, para prevenir potenciales perjuicios, la embajada en Londres interrumpió este 27 de marzo (martes) las comunicaciones al exterior a las que tiene acceso Assange".

"El comportamiento del fundador de Wikileaks, con sus mensajes en redes sociales, pone en riesgo las buenas relaciones que el país mantiene con el Reino Unido y otros países", aseguró el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana ecuatoriano en un comunicado publicado en su página web.

Y es que después de sucesivas peticiones por parte de la Cancillería, Assange volvió a manifestarse la última semana sobre dos cuestiones políticas que han colmado el vaso de la paciencia ecuatoriana.

En los últimos días Assange comparó la detención en Alemania del líder independentista catalán Carles Puigdemont con una acción ejecutada hace casi 80 años por la policía alemana nazi.

La medida es tomada en respuesta al pronunciamiento que hizo Assange el pasado lunes sobre la decisión de Londres de expulsar a diplomáticos rusos por el caso Skripal.

"A pesar de que es razonable que Theresa May (primera ministra británica) piense que el Estado ruso es el primer sospechoso, hasta ahora las pruebas son circunstanciales", sostuvo el activista sobre ese crimen, cometido en suelo británico.

El activistas australiano permanece bajo régimen de asilo en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012, al considerar el entonces Gobierno de Rafael Correa que su vida e integridad física corrían peligro.

"Injerencia en relación a otros Estados".

En diciembre recibió la nacionalidad ecuatoriana, en una tentativa de poder llevarlo al país sudamericano declarándolo funcionario diplomático, una posibilidad que fue rechazada por Londres.

En opinión de la abogada y escritora Eva Golinger, la decisión del Gobierno de Ecuador "no ha sido tan sorpresiva", debido al incremento de la tensión entre Assange y el Gobierno de Lenín Moreno y al hecho de que el activista australiano haya opinado en repetidas ocasiones sobre la situación de Cataluña (España) a través de su cuenta en Twitter.

Dijo que se busca una solución "duradera" ante la situación actual que "el gobierno actual ha heredado".