Economía

Bajo condicionamiento, México se salva de aranceles en acero y aluminio

Bajo condicionamiento, México se salva de aranceles en acero y aluminio

Tras la decisión del gobierno de EEUU de aplicar aranceles a las importaciones de acero y aluminio, el presidente Mauricio Macri se comunicó telefónicamente con su par estadounidense, Donald Trump para pedir que Argentina sea exceptuada de los gravámenes.

Asociaciones de la industria europea pidieron a Malmstrom que respondiera si la UE era sometida a los aranceles, diciendo que afectarían duramente al sector del acero y el aluminio.

Malmström también aseguró que tiene total confianza en que los Estados miembros, con los que tiene contacto constante, apoyen las próximas contramedidas de reequilibrio de la UE como han hecho hasta ahora. "La UE es un aliado cercano de EE.UU. y seguimos siendo de la opinión de que la UE debería ser excluida de estas medidas", expresó.

Desde Brasil, en tanto, las autoridades dijeron que las medidas anunciadas "causarán graves daños a las exportaciones brasileñas y tendrán enorme impacto negativo en los flujos bilaterales de comercio, ampliamente favorables a Estados Unidos en los últimos 10 años".

La Unión Europea (UE) está lista para llevar a Estados Unidos ante el tribunal de la Organización Mundial de Comercio (OMC) si Estados Unidos impone mayores aranceles a las importaciones de acero y aluminio, señaló el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Jyrki Katainen.

Le Maire lamentó el anuncio de Washington y recordó que "una guerra comercial entre Estados Unidos y el resto del mundo sólo dejará perdedores".

Firmó dos edictos, uno para cada importación, en los que ordenó los aranceles. "Si sí lo renegociamos, no le impondremos estos aranceles a Canadá y México", afirmó en conferencia de prensa.

Trump, que volvió a amenazar con la salida del TLCAN si no consigue un acuerdo beneficioso para Estados Unidos, dijo "tener la sensación" que se conseguirá un pacto comercial con sus socios norteamericanos.

Basó su decisión en la defensa de la industria estadounidense y la seguridad nacional de su país, aunque prometió dejar afuera -al menos por un tiempo- a México y Canadá, con quienes está negociando en el TLCAN.