Tecnología

Londres: hallaron muerto en su casa a otro exiliado ruso

Londres: hallaron muerto en su casa a otro exiliado ruso

La policía británica inició una investigación por la muerte del empresario ruso Nikolai Glushkov en Londres, después de que una autopsia reveló que murió estrangulado.

El cuerpo de Glushkov fue encontrado por su familia y amigos, el lunes por la noche, según el diario británico The Guardian.

En la década de 1990, Glushkov trabajó para la aerolínea estatal rusa Aeroflot y para la compañía de automóviles de Berezovsky LogoVAZ.

El hallazgo se registra en plena escalada diplomática entre Londres y Moscú por el intento de asesinato del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury.

El anuncio de la investigación por asesinato tiene lugar el mismo día que el jefe de la diplomacia británica, Boris Johnson, asegura que era "abrumadoramente probable" que el mismo presidente ruso, Vladimir Putin, hubiera autorizado personalmente el envenenamiento de Skripal y su hija.

Pasó cinco años en la cárcel y salió en 2004.

La ministra de Interior británica, Amber Rudd, anunció hace unos días que se reabrirían 14 casos de muertes que podrían estar relacionadas con Rusia, entre ellas también la de Berezovski.

Inicialmente cercano Putin, se enemistaron y huyó al Reino Unido, obteniendo asilo político en 2003. En 2011 presentó pruebas en el caso judicial presentado por Berezovsky contra Roman Abramovich, quien se mantuvo en buenos términos con el Kremlin. Glushkov dijo al tribunal que había sido tomado como "rehén" por la administración de Putin, que quería presionar a Berezovsky para que vendiera su estación de televisión ORT. La policía atribuyó el fallecimiento a un suicidio, pero el forense dejó el caso abierto.

En vista del ataque contra los Skripal, la policía británica está revisando de nuevo las muertes de más de una docena de rusos en Gran Bretaña, incluyendo Berezovsky.

El exiliado se refugió en Londres y en marzo del año pasado fue condenado en ausencia a ocho años de prisión por haber defraudado a Aeroflot cuando era su director financiero, según "The Telegraph". La aerolínea persiguió el caso en Londres.

La conclusión de Reino Unido obedece a que el ataque fue con "un agente nervioso de grado militar de un tipo desarrollado por Rusia", según explicó la primera ministra, así como el "reciente historial de Rusia de llevar a cabo asesinatos patrocinados por el Estado".