Economía

Jefe banco central de México confía en alivio de inflación en adelante

Jefe banco central de México confía en alivio de inflación en adelante

La economía mexicana y el Banco de México están preparados para hacer frente a posibles escenarios adversos como las elecciones federales o la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, asegura el gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León.

Además, señaló que "el diseño del Banxico es ajeno a los ciclos políticos", por lo que no ponen demasiada atención a la elección: sin embargo, indicó que la institución no es ajena "a la realidad nacional, y desde esta realidad tendremos que verla, enfrentarla y seguir el cumplimiento de nuestro mandato".

En su comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República, el órgano autónomo encargado de la política monetaria del país señaló que en términos de crecimiento es importante incluir factores como: la tasa de incremento poblacional, la acumulación de capital y la productividad.

"Nuestra obligación será trabajar y de manera constructiva con quien la ciudadanía elija y a nosotros lo que más nos convoca es a concentrarnos en el cumplimiento de nuestro mandato y a mantener una inflación baja y estable".

"Si bien el año pasado fue muy adverso y cerró a niveles muy elevados, la inflexión a la baja ya ha comenzado a presentarse en lo que va de este año", dijo Díaz de León a legisladores.

La inflación interanual de México se desaceleró hasta la primera quincena de marzo a su menor nivel en más de un año, reduciendo la presión para que el banco central suba su tasa de interés en su próxima reunión de abril.

Ante el comportamiento reciente de la inflación y previendo que no habrá nuevos choques externos, el Banxico estimó que la inflación disminuirá a lo largo del 2018, logrando su objetivo de meta de 3 por ciento en el primer trimestre del 2019.

Por otro lado, dio a conocer que en el cuarto trimestre de 2017 la economía mexicana registró una importante expansión, impulsada especialmente por el desempeño de los servicios y una tendencia positiva del consumo, aunque con un estancamiento del sector industrial.