Global

Lula da Silva va a prisión luego de entregarse a la policía

Lula da Silva va a prisión luego de entregarse a la policía

"¡No te entregues!", para volver al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, donde se halla atrincherado desde el jueves.

El considerado líder más carismático de Brasil, que encabeza todos los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre, aseguró que se presentará este mismo sábado ante el comisario para decir que está a disposición de la Justicia y que no planea esconderse ni huir.

Nueve personas resultaron heridas, entre ellas una niña y un policía, en los disturbios que hubo a las puertas de la sede la Policía Federal de Curitiba durante el ingreso en prisión del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El juez Sergio Moro, que le halló culpable de corrupción en un caso asociado al escándalo en Petrobras, le había dado plazo hasta las 20.00 GMT del viernes para entregarse, pero Lula lo ignoró.

En él, Lula admitió que sus aliados le habían aconsejado buscar asilo político en Uruguay o Bolivia, pero que se entregaba porque no quería ser visto como prófugo.

A las 7 de la mañana, la policía le llevó el desayuno a Lula como a los otros detenidos: café con leche con pan y manteca fue el menú, de acuerdo al régimen interno de las celdas de este edificio policial.

Lula llegó a Curitiba en avión procedente de Sao Paulo, donde se entregó a la Policía Federal en cumplimiento de la sentencia de prisión dictada el pasado jueves por el juez Sergio Moro. "Tengo la conciencia tranquila", dijo Lula durante un discurso que brindó hoy, a propósito de una misa en honor a su fallecida esposa, y agregó: "Voy a atender el mandato de prisión". "No los perdono por haberle dicho a la sociedad que soy un ladrón". Según el diario Folha do Sao Paulo, cuarenta colectivos llegarán en las próximas horas colmados de manifestantes para engrosar el campamento en favor del ex presidente brasileño.

Esta es la primera vez en la historia de Brasil en que un expresidente es encarcelado por un delito común, pues otros han sido apresados pero por motivos políticos. Un 40 por ciento de los votantes señalan en las encuestas que no votarían de ninguna manera por Lula. El ministro Edson Fachin, relator del Lava Jato en el TSJ, lo denegó.

Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar, aunque él niega cualquier acto ilícito, y cita la celeridad de su proceso -apenas 11 meses desde que declaró ante el juez Moro y su condena en segunda instancia- como una muestra de ello, pues en Brasil es común que los procesos judiciales demoren por años, lustros o décadas.