Global

El diálogo no puede reanudarse por la violencia — Obispos de Nicaragua

El diálogo no puede reanudarse por la violencia — Obispos de Nicaragua

"No podemos seguir permitiendo esta violencia inhumana", han dicho los obispos nicaragüenses en un comunicado.

Las víctimas superaron el centenar después de que al menos 16 personas perdieran la vida entre el miércoles y la madrugada de ayer, jueves, en situaciones violentas ocurridas en distintas ciudades de Nicaragua, más la confirmación de otras nueve víctimas fallecidas en días previos.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en un video publicado en la web ayer, llamó al Gobierno de Ortega a "detener la violencia de estos factores represivos".

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunció que no reanudará el diálogo con el que se busca una salida a la crisis mientras "el pueblo siga siendo reprimido y asesinado" en las calles. "El acto transcurrió en calma pero dos horas después, cuando el río humano llegó a las inmediaciones de la Universidad Centroamericana (UCA), los manifestantes empezaron a gritar: "¡Están atacando!". La fachada del estadio nacional de béisbol, en tanto, quedó destruida. La UCA abrió las puertas para que las personas pudieran refugiarse dentro del campus. También hubo ataques al canal 100% Noticias, que en abril fue censurado por Ortega, y a la Radio Ya, afín al Gobierno, denunciaron sus propietarios.

Abril, que dejó al menos 11 muertos y 79 heridos según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

Entre los fallecidos, está un adolescente de 15 años, un joven de 18 o el nicaragüense Kevin Antonio Coffin Reyes, medalla de oro en sambo en los Juegos Centroamericanos de Managua 2017.

El Gobierno condenó el jueves los hechos y los atribuyó a la "violencia delincuencial que han generado grupos políticos de oposición con agendas políticas específicas, activando formatos delictivos para aterrorizar a las familias", según un comunicado en el que negó "cualquier responsabilidad en esa violencia".

Las movilizaciones se intensificaron a raíz de los cambios al sistema de pensiones que realizó el Gobierno y por la condena de los manifestantes a las muertes en los choques con la policía y a lo que entienden como ausencia de justicia por esos hechos, indicó la comisionada.

CRISIS POLÍTICA Las protestas comenzaron el pasado 18 de abril por una reforma de la seguridad social que aumentaba las retenciones a trabajadores y empresarios y ponía a cotizar a los jubilados, pero crecieron rápidamente hasta reclamar la "democratización" del país.

"Los agresores fueron la policía represiva y las fuerzas de choque" que responden al presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, denunció el Cenidh.

La mayoría de los muertos son universitarios y civiles, y la causa más frecuente son los disparos certeros en la cabeza, cuello y torso.

Para fundamentar su decisión, la CIDH señaló que Báez "habría sido objeto de acciones de 'descrédito', 'amenazas de muerte', así como de presuntos 'ataques del gobierno orquestados a través de periodistas y medios de comunicación oficialistas y cuentas anónimas en redes sociales como Facebook y Twitter'".

"A pesar de la suspensión del diálogo encabezado por la iglesia, Estados Unidos apoya negociaciones pacíficas para poner fin a la crisis", finalizó.