Global

El Papa aceptó renuncia de obispos chilenos por pedofilia

El Papa aceptó renuncia de obispos chilenos por pedofilia

El papa Francisco aceptó este lunes la renuncia de tres obispos chilenos, incluido el controvertido Juan Barros, tras el escándalo por abusos sexuales de menores.

La representación vaticana indicó que se nombró en forma interina mientras se busca a los reemplazantes, como administradores apostólicos de las diócesis a los obispos auxiliares de Santiago Jorge Concha Cayuqueo en Osorno y Pedro Ossandón Buljevic en Valparaíso, y al hasta ahora provincial de los Mercedarios, Ricardo Morales Galindo en Puerto Montt.

Juan Barros emitió un comunicado de prensa para referirse a su salida de la diócesis de Osorno, luego que el Papa Francisco aceptara su renuncia, pero sin mencionar directamente los hechos que motivaron su alejamiento: las denuncias por encubrir los abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima. Durante su viaje a Chile en enero de este año, Francisco había defendido a Barros, considerado uno de los encubridores del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por violaciones y abusos sexuales a menores y las ramificaciones del caso.

El ex obispo señaló haber renunciado a su cargo en anteriores ocasiones, las cuales fueron rechazadas por Francisco . A su regreso al Vaticano, Bergoglio ordenó desarrollar una investigación y tras conocer los resultados dijo que había sido mal informado, pidió perdón a todas las víctimas y recibió a alguna de ellas en el Vaticano.

Los otros obispos cuya renuncia fue aceptada por el Vaticano son Cristián Caro Cordero, arzobispo de Puerto Montt, y el obispo de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar. "En tal caso, el obispo diocesano contribuye, en cuanto le compete, al pleno, libre y sereno cumplimiento del mandato del administrador apostólico", se explica.

También dice que acepta con fe "la decisión del Pastor universal, la cual llega en un momento crítico de la Iglesia en Chile, por la pérdida de la fuerza profética de la evangelización y la "cultura del abuso y el encubrimiento" (palabras del Papa) que ha causado daños a muchas personas y ha debilitado la credibilidad de la Iglesia".