Global

Francisco celebró misa con los curas chilenos víctimas de Karadima

Francisco celebró misa con los curas chilenos víctimas de Karadima

“Se nos exige promover conjuntamente una transformación eclesial que nos involucre a todos.

Unas horas antes de que se difundiera en Chile la carta del papa, en El Vaticano se informó que los investigadores papales que indagaron las negligencias de la iglesia local viajarán próximamente a Osorno, diócesis del obispo Juan Barros, causante de un bochorno a Francisco durante su visita a Chile en enero.

Es la primera vez que un papa usa palabras así para referirse a alguna iglesia católica.

En la Argentina natal del pontífice, el "Nunca Más" alude al rechazo a la dictadura militar, 1976-1983, que dejó unos 30.000 desaparecidos.

El papa Francisco reconoció a las víctimas de abuso en Chile su responsabilidad y fue contundente: "Con vergüenza debo decir que no supimos escuchar y reaccionar a tiempo" frente a los abusos sexuales dentro de la Iglesia, aseguró en medio del complejo proceso de reestructuración que enfrenta el clero local.

Los obispos del Comité Permanente de la Conferencia Epicospal presentaron la carta del papa Francisco con un comunicado leído por el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, en compañía del obispo auxiliar de Santiago, Fernando Ramos, en el que anunciaron una propuesta ante la delicada situación que vive la Iglesia.

Monseñor Charles Scicluna y el padre Jordi Bertomeu, después de entrevistar a 64 personas, le entregaron un informe de 2.300 páginas con sus conclusiones, mismas que señalan que en la iglesia chilena se cometieron todo tipo de abusos sin que fueran investigados o se hiciera de manera negligente, se destruyeron pruebas comprometedoras y se desoyó a las víctimas que les pidieron ayuda.

Pocos minutos antes de entrar en la Casa Santa Marta, residencia de Francisco donde han sido invitados a pasar el fin de semana, Astaburuaga declaró a la prensa que hace 20 años jamás podría haber imaginado que iba un día a estar conversando con el papa sobre todo lo que ha ocurrido.

Una carta difundida por The Associated Press recientemente reveló que Francisco conocía las acusaciones que pesaban sobre Barros al momento de designarlo como obispo de Osorno y también que había oposición de algunos prelados a su nombramiento.

"Luego de la lectura del informe quise encontrarme personalmente con algunas víctimas de abuso sexual, de poder y de conciencia, para escucharlos, y pedirles perdón por nuestros pecados y omisiones", añade el documento en relación a la invitación realizada a los denunciantes de Karadima y a la de los sacerdotes que también acusan abusos del ex párroco que viajan justamente este jueves a Roma.