Deporte

Mexicano en el Mundial homenajea a su familia fallecida en accidente

Mexicano en el Mundial homenajea a su familia fallecida en accidente

Gilberto Martínez, de 41 años, viajó a Rusia 2018 junto a sus amigos, todos vestidos con una playera de la Selección Mexicana que tenía las palabras "Vero", "Diego" y "Mía" en las espaldas.

Fue el pasado 28 de abril cuando su esposa Verónica Raschiotto, nacida en Argentina, así como su hijo Diego de años y su pequeña Mía de 6 años, lamentablemente perdieron la vida en un accidente automovilístico, durante sus vacaciones por Estados Unidos, cuando Martínez no se encontraba con ellos. Y como su hijo quería ver a Neymar, compró entradas para Brasil-Costa Rica, el viernes.

Verónica Rachiotto, argentina que se mudó a México en el 2001 y se casó con Gilberto en el 2004, viajaba junto a los niños en Florida, donde vive su hermano, cuando su auto fue impactado por una camioneta 4x4.

"Sí, todo fue así, salió a la luz pública, pero lo que tenga que decirle se lo diré en privado (a Gilberto), no me interesa que se haga público, lo importante es que él esté bien y que él y su familia nos acompañen también", expresó el portero.

Así que si para todo el México futbolístico el triunfo del Tri ante Alemania fue especial, para Gilberto lo fue aún más.

Fue muy difícil llamar a la aerolínea y a los hoteles y pedir que cambien los nombres de los pasajeros y reservas. "Vinieron dos amigos en lugar de ellos", aseguró.

Gilberto aclara que, para respetar su plan, "no se cambió nada del viaje", como ir en tren y no en avión de Moscú a San Petersburgo, "porque así lo quería Vero". Al final del encuentro soltó en llanto, no tanto por la emoción del triunfo del Tri, sino porque no pudo festejar con sus hijos el Día del Padre.

"El partido de México fue terrible".

Dijo que el día del debut de México en la Copa del Mundo fue difícil, ya que era Día del Padre. Hubo momentos muy fuertes, el momento del gol, el himno, cuando termina el partido. Drené mucho y saqué mucho. "Este es un viaje que cada momento tiene un recuerdo", explicó.

Gilberto conoce al representante de Memo y cuando Diego cumplió cinco años, le envió un video de cumpleaños.

"Cuando yo estaba camino a la funeraria, me mandó un mensaje clave: 'Tu hijo va a ser un ángel que me ayude a volar'", narró. "Por eso quise venir, a regalarle los guantes que usaba mi hijo", relata Gilberto entre lágrimas.