Global

Sin Biblia ni crucifijo, Pedro Sánchez juró como presidente

Sin Biblia ni crucifijo, Pedro Sánchez juró como presidente

Luego de la destitución del conservador Mariano Rajoy en España, el socialista Pedro Sánchez se enfrenta como nuevo jefe del Gobierno a retos como la crisis en Cataluña, la recuperación económica o la estabilidad política en una legislatura impredecible. Algunos se muestran indignados por la manera elegida por los socialistas para acceder al Gobierno; y otros esperanzados por el cambio.

Los más afectados por todo lo sucedido, como no podía ser de otra manera, son los populares segovianos.

Con solo 84 escaños de 350 en la Cámara Baja, Sánchez, quien no es diputado, se vio obligado a pactar la moción de censura con la izquierda radical de Podemos, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos. Sánchez ha ganado hoy, pero España ha perdido. Pero en las últimas horas, el nuevo presidente evitó desvelar sus intenciones y no puso fecha para los supuestos comicios.

Tampoco convence la moción de censura a Ciudadanos. Hay margen, dentro del marco constitucional y estatutario, para enterrar el inmovilismo y la negación de la política que propugnaba Rajoy hacia Catalunya y alumbrar una nueva etapa con la que encarar el grave conflicto institucional. Esta decisión se tomó luego de conocerse la sentencia de la Justicia española, que condenó al PP por beneficiarse de una trama de corrupción.

Centrados en Segovia también se muestra en contra de esta situación aunque para su presidente, Juan Ángel Ruiz, "se han equivocando ambas partes, se tendría que haber buscado una salida negociada en forma de elecciones".

José Luis Ábalos, actual secretario de organización del PSOE, y Margarita Robles, portavoz parlamentaria, son dos de los nombres que más suenan como posibles ministros del nuevo Gobierno.

La moción de censura ha prosperado con 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención.

APOYOS Más optimistas se muestran el resto de los partidos políticos, sobre todo el PSOE.

Después, Sánchez nombrará a su Gobierno, la composición de su gabinete.

"Ha sido un honor dejar una España mejor de la que encontré", dijo Rajoy, indicando que quiso ser "el primero" en felicitar a su inminente sucesor y subrayó que acepta "como demócrata" el resultado de la moción de censura, aunque no comparta "lo que se ha hecho".

Una mayoría tachada como "coalición Frankenstein" por el PP, y que augura un gobierno muy inestable y podría acortar la estancia de Sánchez en el Palacio de la Moncloa.