Global

Trump insiste en reintegrar a Rusia al G-7

Trump insiste en reintegrar a Rusia al G-7

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, amenazó el jueves con unirse a otros líderes mundiales para expresar su descontento con Estados Unidos en vísperas de la cumbre mundial del G-7 que se celebrará en Canadá este fin de semana, obteniendo una inmediata respuesta del presidente Donald Trump.

"Tenemos esas dos posibilidades".

El presidente estadounidense Donald Trump llegó el viernes a la cumbre del Grupo de los Siete, en medio de una creciente disputa comercial con sus aliados e insistiendo en que Rusia sea admitida de nuevo.

El líder estadounidense se perderá conversaciones sobre cambio climático y energías limpias y dejará Canadá en el momento en que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y otros mandatarios comiencen conferencias de prensa que probablemente estén cargadas de críticas hacia la política comercial de Washington. With President Donald Trump, prior to the opening of G7 Summit.

Cuatro días antes de su histórica reunión con el líder norcoreano Kim Jong Un en Singapur, el presidente estadounidense se enfrentará entonces a una más fría recepción cuando cruce la frontera para la cita en Canadá.

Trump insistió en que Estados Unidos debe aplicar más aranceles comerciales y que "si los demás países toman represalias estarán cometiendo un error".

El presidente de Estados Unidos, que se define a sí mismo como "la peor pesadilla de Rusia", ha afirmado antes de partir rumbo a Quebec (Canadá) que Rusia debería poder participar en la reunión de las grandes economías del mundo.

Rusia fue expulsada del grupo en 2014 como sanción por la anexión de Crimea y el apoyo del presidente Vladimir Putin a los separatistas prorrusos en Ucrania.

La tensión entre Macron y Trump ha subido en las últimas horas después de que el presidente francés advirtiera al magnate de que la Cumbre del G7 puede terminar con un acuerdo firmado solo por seis países y sin EE.UU. Así de fácil. Con ello responde a otra de las promesas populistas que le hizo a sus bases de la América rural, donde los ganaderos y agricultores culpan al Nafta de su penurias, a pesar de que hayan inundado el mercado mexicano con maíz genéticamente modificado que subsidia el gobierno estadounidense.

Ambos líderes afirmaron que era posible conseguir progresos en la polémica cuestión de los aranceles comerciales de EU, pero la manera como se estrecharon las manos sugiere que Trump y Macron no estarían precisamente en la misma onda, ha sugerido el periódico The Telegraph. "Pero va a cambiar". Miren lo que Canadá, y México, la Unión Europea -todos ellos- han estado haciéndonos por muchas, muchas décadas. Y lo saben y me sonríen cuando se lo digo.

"La diferencia es que ellos hacen más negocios con nosotros de los que nosotros hacemos con ellos, por eso no perderemos porque, por ejemplo, con un país tenemos 375 mil millones de dólares de déficit, así que no perderemos", consideró.