Global

Trump pide a republicanos posponer discusión de reforma migratoria

Trump pide a republicanos posponer discusión de reforma migratoria

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario señaló que "los republicanos deberían dejar de perder su tiempo en migración hasta después de que elijamos a más Senadores y Congresistas en noviembre".

El mandatario agregó que, "una vez que pase la Marea Roja", en caso de que no se cumplan los pronósticos que apuntan a una probable mejora de los resultados de la oposición demócrata en los próximos comicios, los conservadores podrán aprobar "una gran legislación".

El liderazgo demócrata advirtió que no apoyará la próxima semana la versión "moderada" que incluye alivio migratorio a los dreamers, más de 23 mil millones de dólares para el muro y restricciones a la migración legal a Estados Unidos.

El Representante Mark Meadows dijo que Trump les dijo a los miembros republicanos de la Cámara en una reunión en Capitol Hill que tenían que hacer algo sobre la inmigración "de inmediato".

"En este momento estamos enfocados en que se apruebe este proyecto de ley", dijo Ryan a los periodistas.

Por su parte, los demócrata han planteado ya varias propuestas para votar de forma específica e independiente sobre la prohibición de la separación familiar de los inmigrantes, pero el liderazgo republicano y el propio Trump se niegan a ello si el texto no contiene además duras medidas para evitar la inmigración.

El acuerdo, sin embargo, no es del agrado de algunos ultraconservadores, ni tampoco de los demócratas, quienes consideran inadmisible atentar contra el derecho a la reunificación familiar.

El presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, admitió hoy que el voto sobre estos dos proyectos de ley tiene como "objetivo" frenar a los republicanos moderados en su intento por forzar el voto sobre sus propuestas, las cuales podrían obtener el visto bueno de los demócratas pero no el beneplácito del presidente.

Trump, que ha adoptado una posición firme respecto de la inmigración como pieza central de su presidencia, ha defendido firmemente las acciones de su administración.

Más de 2.300 niños fueron separados de sus padres en la frontera entre el 5 de mayo hasta el 9 de junio, según el Departamento de Seguridad Nacional.

"Visitar a los niños en el refugio de Texas ayer fue muy conmovedor".