Deporte

Y después de la superfiesta de la Selección Mexicana, los castigos

Y después de la superfiesta de la Selección Mexicana, los castigos

La fiesta con alcohol y prostitutas en la que participaron ocho integrantes de la selección azteca, que se prepara para participar de la Copa del Mundo en Rusia, es el tema que acapara toda la atención en aquel país.

Tras el polémico triunfo 1-0 de México ante Escocia, previo al Mundial de Rusia, en el que Juan Carlos Osorio fue silbado e insultado por el Estadio Azteca, los jugadores hicieron una fiesta de despedida en una casa en Lomas de Chapultepec.

Así estuvieron hasta las 2:00 am, cuando llegaron en taxis alrededor de 30 prostitutas.

Jesús Gallardo de los Pumas y Jesús Corona, del FC Oporto de Portugal, fueron parte de la celebración, este último junto con su coequipero Héctor Herrera, quien en las fotos de 'TVnotas' aparece dando la bienvenida a sus invitadas.

Después de verse dado a conocer la fiesta sexual que realizaron algunos futbolistas de la Selección Mexicana el pasado sábado, los deportistas reconocieron los hechos frente a los directivos. El primero en retirarse fue Gío, a las 4:00 horas.

Guillero Ochoa, Carlos Salcedo y Jona dos Santos fueron los últmos en irse de la fiesta, que terminó a las cuatro de la tarde. Debutará el domingo 17 de junio ante Alemania en Moscú, el sábado 23 se medirá con Corea del Sur en Rostov y cerrará su participación en la fase inicial el miércoles 27 contra Suecia en Ekaterimburgo.

Posteriormente, el jugador Héctor Herrera, involucrado en la fiesta, abandonó la concentración de México por 'motivos personales', trascendiendo que viajó a Portugal para solucionar la situación con su familia.

Las consecuencias en aquella ocasión fueron fatales, pues México quedó eliminado del torneo en la fase de Grupos y sin haber logrado un solo triunfo.