Tecnología

¡Descubren un lago de agua líquida en Marte!

¡Descubren un lago de agua líquida en Marte!

El importante descubrimiento firmado por un equipo de investigadores italianos se encuentra en una región llamada Plamun Australe, localizada en la capa de hielo del polo sur de Marte.

Los nuevos hallazgos revelan que en una zona del polo sur de Marte, los rebotes de radar sugieren la presencia de agua líquida en un area de 20 km (12.4 millas) de ancho.

"Precisamente el hemisferio sur de Marte es el que está inclinado hacia la Tierra durante su acercamiento a la Tierra", indicó la Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC), al señalar que "es fascinante verlo, ya sea a simple vista o a través de telescopios, y saber que se ha encontrado agua líquida en algunas partes de ese planeta".

La enorme reserva de agua acumulada en el lago subterráneo fue descubierta gracias a los resultados del radar instalado en la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea.

Además, el estudio asegura que se trata de agua salada, ya que es lo que permitiría que, unido a la presión de la capa de hielo, el lago subterráneo permanezca líquido a pesar de estar a una temperatura de entre menos 1 y los 21 grados, como sucede en la Tierra.

Utilizando datos obtenidos por la "Mars Express", una nave que orbita al llamado planeta rojo, científicos han hallado una zona en el vecino planeta que tiene agua líquida bajo la superficie, informó la Agencia Espacial Europea.

Los científicos no descartan que podría también pensarse en la posibilidad de encontrar un "deposito biológico" ya que está probado que algunas bacterias pueden sobrevivir a bajas temperaturas y sobre todo gracias a las sustancias salinas.

"Es muy difícil saber qué profundidad tiene el lago porque el agua absorbe las señales del radar, con lo que solo vemos su superficie, pero al menos hablamos de una profundidad de un metro".

Hace mucho tiempo, Marte era más cálido y más húmedo, y según estudios, tenía buenas cantidades de agua según demuestran los lechos de los lagos y ríos secos y los valles en su superficie.

La mala noticia es que las señales de radar no permiten determinar si se trata de agua líquida pura o de rocas porosas infiltradas con agua. Los científicos se pasaron al menos dos años examinando los datos para asegurarse de que habían detectado agua, no hielo u otra substancia. Para que el MARSIS pueda encontrar un cuerpo de agua como este, "debe tener al menos varias decenas de centímetros de grosor".