Global

La Iglesia católica denuncia una persecución por el régimen de Ortega

La Iglesia católica denuncia una persecución por el régimen de Ortega

Según Ortega, un exguerrillero de 72 años que gobierna desde hace 11 años de forma autocrática, la propuesta que le hicieron los obispos en junio para adelantar las elecciones del 2021 a marzo del 2019 y democratizar el Estado es parte de una conspiración "golpista" con la complicidad de la Iglesia.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, invitó a los nicaragüenses a vivir la jornada de ayuno y de oración "con el corazón libre de amarguras y sin resentimientos, orando personalmente y en familia y con una confianza infinita en el amor de Dios que libera del mal".

El cardenal Leopoldo Brenes afirmó que la Iglesia Católica es perseguida por el régimen de Ortega en Nicaragua, país afectado por una crisis que deja al menos 351 muertos desde abril pasado y que se extiende, al igual que las protestas, pese a la violenta represión.

El purpurado reconoció la persecución que sufre la Iglesia Católica en Nicaragua, donde sus templos han servido de refugio a manifestantes que escapan de los ataques armados del Gobierno local.

"Más de 500 eucaristías se estarán celebrando hoy en América Latina por Nicaragua, por todos los nicaragüenses, sin exclusión alguna, por todos", dijo el cardenal, al inicio de la misa celebrada en la catedral metropolitana de Managua. "Hay que meditar las palabras del señor presidente y luego vamos a tomar una decisión".

"Yo pensaba que eran mediadores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas", dijo el gobernante el pasado jueves, en un virulento discurso por la celebración del 39 aniversario de la revolución sandinista en Managua, donde calificó a los manifestantes opositores de "satánicos".

El senador de EE.UU., Marco Rubio, advirtió que existe un riesgo "real" de que Nicaragua caiga en "una guerra civil" y exigió a Ortega que abandone el poder.

Las manifestaciones contra Ortega continuaron este domingo en algunos municipios del país y los estudiantes anunciaron una marcha para este lunes mañana.

Nicaragua está sumergida en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

El gobierno de Ortega es señalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos como responsable de "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país".

Unas mil personas se manifestaron ayer en la capital de Nicaragua para exigir que cese la represión y la violencia que mantiene el Gobierno de Daniel Ortega desde el 18 de abril contra el levantamiento popular en protesta por la gestión del mandatario, mientras la primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo, acusó a los opositores de matarse entre sí.