Global

Paramilitares irrumpen en basílica y agreden a obispos — Nicaragua

Paramilitares irrumpen en basílica y agreden a obispos — Nicaragua

Nicaragua está sumida en una crisis política de tres meses de duración en la que murieron más de 300 personas en protestas callejeras, principalmente por disparos de la policía y paramilitares progubernamentales.

Por su parte, el gobierno nicaragüense, a través de un comunicado emitido la tarde de este lunes, simplemente dijo que había cumplido su deber constitucional de restablecer el orden y la libre circulación en el país.

Ayer, las autoridades eclesiásticas de Managua -mediadores del conflicto- llegaron a Diriamba para ayudar a 12 personas refugiadas desde el domingo en la basílica San Sebastián después del enfrentamiento entre las fuerzas del gobierno y manifestantes, que dejó 14 muertos el domingo.

Los nicaragüenses amanecieron con la resaca de la intensa jornada del lunes, cuando un grupo de paramilitares agredió al nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag, al cardenal Leopoldo Brenes, al obispo Silvio Báez y los sacerdotes Miguel Mántica y Edwin Román. Varios se cubrían el rostro con una camisa o chaqueta.

Durante el forcejeo, los encapuchados agredieron golpearon brutalmente a los obispos, a quienes encañonaron con pistolas, lo que les permitió acceder al interior del templo armados con machetes y pistolas, según EFE.

"Hemos sentido esa acción dura, fuerte, brutal contra nuestros sacerdotes, nunca habíamos visto en Nicaragua situaciones así, verdaderamente es triste".

Diriamba, a 40 km de Managua, amaneció repleta de paramilitares y policías triunfantes, mientras palas mecánicas levantaban las barricadas. Estoy bien gracias a Dios. "Liberaron ciudades", dijo rodeado por decenas de encapuchados.

Ante esta situación el pueblo y en modo particular los universitarios, comenzaron una huelga, a la que sucedieron las manifestaciones en contra de la reforma del INSS. "Estos son nuestros héroes", aseguró a la AFP Tatiana Dávila, de 22 años, elogiando a los paramilitares, poco antes de entrar furibunda a la Basílica.

El sacerdote destacó que la Iglesia siempre seguirá con el pueblo, y llamó al presidente Ortega a reflexionar sobre los últimos acontecimientos. Medios oficialistas dijeron que los pobladores recuperaron medicinas robadas que eran de los manifestantes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) han responsabilizado al Gobierno de Ortega por graves violaciones de los derechos humanos.

Francisco Palmieri, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, pidió al gobierno cesar la "campaña de violencia e intimidación".

Una de las peores matanzas registradas en Nicaragua desde abril, cuando estallaron las protestas contra el gobierno, causaron en un día hordas armadas bajo órdenes del presidente Daniel Ortega.

Ortega dijo el sábado que no está dispuesto a adelantar las elecciones y que pretende mantenerse en el poder hasta 2021 -cuando deberían celebrarse comicios generales-, a pesar del clamor popular que exige su renuncia inmediata. "Ya habrá tiempo para las elecciones", dijo el gobernante junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, sobre una tarima en la rotonda bautizada con el nombre del fallecido líder venezolano Hugo Chávez.

Asimismo, añadió que el gobierno ha sido respetuoso de las marchas pacíficas, pero indicó que estas se han convertido en violentas y que en los tranques (bloqueos de vías), como los de Carazo, se han cometido actos de terrorismo.

Pero el gobierno prepara una contraofensiva con la celebración masiva -en fecha aún no revelada- de una efeméride previa al 39 aniversario de la revolución que se festeja el 19 de julio.