Global

Rusia 2018 bate récord de más tandas de penaltis en octavos

Rusia 2018 bate récord de más tandas de penaltis en octavos

Tristeza en toda Colombia que se despidió hoy de Rusia tras caer con las botas puestas frente a Inglaterra en los octavos de final del Mundial de Fútbol.

Geiger amonestó a los colombianos Wilmar Barrios, Arias, Falcao, Bacca y Cuadrado, y a los ingleses Henderson, Lingard. Así también quedó James Rodríguez, solo en el banco, lamentando que las cosas no se dieron y que una lesión le impidió estar en este encuentro definitivo.

Cuando el triunfo inglés parecía decretado, Yerry Mina igualó a los 95 minutos con un cabezazo a la salida de un tiro de esquina para sumar su tercera anotación en el Mundial. La imagen del balón en el fondo, superando la cabeza de Kieran Tripper y los jugadores del combinado nacional celebrando en el lado oriental del escenario fue un poema para todo un país, que se desgarró la garganta festejando. Muriel por Quintero, quien bajó el rendimiento en el segundo tiempo. Un agarrón, un empujón: penal.

Carlos Sánchez previo a cometerle penal a Harry Kane. Discusiones, quejas, una tarjeta amarilla por bando (Carlos Sánchez y Jordan Henderson).

Tras el paso por los vestuarios, Carlos Sánchez se alió con el enemigo al cometer un torpe penal sobre Kane delante del árbitro estadounidense Mark Geiger, quien no dudó en señalar la pena máxima. En ese momento el partido se tiñó de rojo. Nada que hacer para David Ospina.

Juan Guillermo Cuadrado para Colombia y anota el 2-1. Ambas selecciones buscaron decantar la balanza a su favor en la prórroga.

Porque antes de ese gol, todo se basaba en el ritmo. Los ingleses apostaban por la velocidad, por las transiciones rápidas de defensa a ataque. Colombia no supo desarrollar su juego. Las ocasiones llegaban más por el lado de los británicos, quienes salieron a imponer su estilo.

Como el gol desestabilizó aun más al equipo de Pekerman, que tardó en templar el ánimo y a Inglaterra le venía bien, las opciones colombianas se fueron diluyendo.

Al finalizar el partido varios jugadores hablaron ante las cámaras, y aunque con la voz entrecortada, muchos de ellos aseguraron sentirse tristes pero orgullosos de haber llegado hasta donde llegaron. Con el cobro de Eric Dier se acabaron las ilusiones y aparecieron las lágrimas. Un adiós triste porque la clasificación estuvo cerca, pero así es el fútbol.