Global

Venezolanos desconcertados por reconversión monetaria

Venezolanos desconcertados por reconversión monetaria

Nicolás Maduro espera que esta medida sirva "para estabilizar y cambiar la vida monetaria y financiara del país", de una manera que calificó como "radical".

Anunció que las medidas se enmarcan dentro de un "programa de recuperación económica y crecimiento financiero", que busca combatir y erradicar de raíz la guerra económica inducida que ha azotado a las familias venezolanas y la dependencia de la renta petrolera.

Originalmente, Maduro había anunciado la emisión de nuevos billetes con tres ceros menos, que saldrían a circulación el próximo 4 de agosto.

El presidente venezolano anunció que el bolívar, que pasará a denominarse desde el 20 de agosto en adelante como "soberano", estará anclado al Petro, una moneda virtual que lanzó su Administración y que tiene respaldo en petróleo.

Derechos de autor de la imagenAFPImage captionEl presidente Nicolás Maduro habló de una "jornada histórica" el pasado 20 de febrero al lanzar el petro, la criptomoneda venezolana.

El presidente Maduro solicitó realizar un censo del parque automotor público y privado para una nueva política de apoyo, subsidio y otros beneficios para los transportistas del país.

Se trata de la segunda reconversión monetaria que implementa el país en diez años.

En Venezuela opera un control de cambio desde 2003 que deja en las manos exclusivas del Estado la compra y venta de divisas, una medida que los economistas han criticado y señalado como uno de los factores causantes de la severa crisis económica por la que atraviesa Venezuela, hoy en día en un escenario de hiperinflación.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la inflación podría llegar a un millón por ciento en 2018.

Maduro anunció la reconversión en marzo para entrar en vigencia en junio, pero la banca pidió al menos tres meses para adaptar sus sistemas.

Los actuales billetes con apenas una década en circulación comenzaron a hacerse insuficiente desde hace más de un año, cuando la inflación, que superó el 2.600 % en 2017 según el Parlamento, disparó los precios.

La oposición, por su parte, señala al Ejecutivo como responsable de un mal manejo de la economía.