Global

Grupo de neonazis protestan frente a la Casa Blanca en Washington

Grupo de neonazis protestan frente a la Casa Blanca en Washington

Kessler ha aparecido con un grupo de simpatizantes desde una estación de metro sosteniendo una bandera estadounidense y han caminado hacia la Casa Blanca rodeados por la Policía, mientras los opositores se burlaban y les llamaban nazis.

En la primera manifestación "Unamos a la derecha", organizada por supremacistas blancos el 12 de agosto del año pasado, en Charlottesville, se produjeron graves incidentes.

Al cumplirse el primer aniversario de esos hechos, la red "Unite the Right" prevé una nueva concentración para este domingo, pero esta vez en Washington, en los alrededores de la Casa Blanca.

Jason Kessler informó que espera entre 100 y 400 personas en su evento a realizarse la tarde de hoy en el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca.

El mismo domingo en Charlottesville, la madre de una mujer que falleció cuando un automóvil embistió a una multitud de manifestantes contra el racismo en el mitin de nacionalistas blancos del año pasado dijo que todavía hay mucho qué sanar tras un año de la violencia.

En los Estados Unidos de América se guarda una dicótomía entre la gran unidad de todo el país para trabajar por los ideales fundadores de grandeza como nación y la discriminación que surge al momento en que grupos humanos se identifican como diferenciados según sus razas y credos pero, sobre todo, por el color de su piel.

Otro ejemplo de la tensión racial promovida por Trump es su condena a los jugadores de futbol americano que han levantado el puño, se han arrodillado o sentado al escuchar el himno nacional en los estadios, a fin de protestar contra el racismo y la brutalidad policial en Estados Unidos.

En un esfuerzo por evitar los disturbios y el caos de hace un año en una marcha similar en Charlottesville, Virginia, que terminó con un muerto y 19 heridos, la policía montó un fuerte dispositivo de seguridad para evitar el contacto entre los supremacistas y los contra-manifestantes.

El 11 y 12 de agosto de 2017 fascistas de diferentos tipos organizaron una manifestación en Charlottesville, Virginia, que llamaron Unite the Right, unificar la derecha.

Al culminar la marcha se desencadenaron choques entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes, que fueron embestidos por un simpatizante neonazi causando la muerte de Heyer y dejando 19 heridos.

"No quiero a ningún neonazi en el mitín", dijo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lamentó ayer sábado los incidentes. "¡Paz a TODOS los estadounidenses!".

El mensaje de Trump contrasta con las controvertidas declaraciones que hizo hace casi un año, cuando responsabilizó de la violencia tanto a los grupos neonazis como a los manifestantes de izquierda y aseguró que había gente "muy buena" entre los supremacistas.

"¡Anti-anti-antifascistas!", "Sin odio, sin miedo", "Defendámonos del supremacismo blanco", fueron algunas de la consignas pronunciadas por los contramanifestantes.