Global

Maduro acepta ser culpable de la crisis de Venezuela

Maduro acepta ser culpable de la crisis de Venezuela

La semana anterior, Nicolás Maduro, anunció medidas que pretenden contrarrestar la crisis, entre las que se encuentra la supresión de cinco ceros a la divisa venezolana.

Para ello, Maduro dijo que entre el 3 y el 5 de agosto se realizará un censo -a través del carnet de la patria- a todas las personas "que tengan un carro, una moto, transporte público de pasajeros, de carga, todo el que tenga un vehículo".

Más temprano un miembro de la dirección del PSUV, Elías Jaua indicó que dentro del partido está debatirse el precio de la gasolina y que para ello hay dos propuestas: "el aumento progresivo del precio de los combustibles" y "la internacionalización de precios".

Según el Parlamento, declarado en desacato por el Tribunal Supremo, los ajustes económicos decretados por Maduro están viciados de inconstitucionalidad y acarrean responsabilidad administrativa sobre el presidente del ente emisor, Calixto Ortega, y sobre el ministro de Finanzas, Simón Zerpa.

"Creo que va a haber un sacudimiento (...) porque se va a mover la estructura económica-social del país", dijo y apuntó que "vienen nuevas reglas que se irán despejando en el transcurso de esta semana".

"Lo vamos a lograr por las buenas o por las malas, siempre apegados al texto constitucional", añadió. "Así lo digo claramente", apuntó.

Durante su participación en la plenaria del IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), realizada en un hotel de Caracas, Maduro recordó que la Reconversión Monetaria forma parte Programa Económico de Recuperación y Crecimiento del país. Hay que buscar el tumor y buscar una cura profunda con una nueva economía.

Pidió así un "acompañamiento" a la "clase obrera" para los pasos que se darán a partir del 20 de agosto en la transformación "revolucionaria" de estas empresas.

El IV Congreso de los socialistas venezolanos centró sus debates en la búsqueda de soluciones a la situación económica del país, sometido a un escenario de guerra no convencional promovida por sectores oligarcas, de conjunto con sanciones comerciales y financieras impuestas por Estados Unidos.

Excolaboradores de Chávez, entre ellos el influyente exministro de Petróleo y expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez, dicen que Maduro es responsable de la "más profunda crisis" que ha atravesado Venezuela, y lo acusó de justificar con "mentiras y excusas" la incapacidad de su gobierno para resolver los problemas.