Global

Se acelera la lucha contra las armas impresas en 3D en EEUU

Se acelera la lucha contra las armas impresas en 3D en EEUU

Uno de los grupos que ha presionado en las últimas semanas para que imprimir armas 3D en casa no sea legal ha sido el Centro Brady para Prevenir la Violencia de las Armas de Fuego.

La denuncia, presentada el lunes en Seattle, pide a un juez que bloquee el acuerdo alcanzado a finales de junio entre el gobierno federal y Defense Distributed, que permite que la empresa publique los planos en internet.

Estos objetos, que se hacen de plástico, funcionan como un arma muy real.

"Los publiqué el 27 de julio", dijo Wilson.

Activistas, políticos y algunos funcionarios policiales estaban horrorizados y preocupados por la posibilidad de que cualquiera pudiera fabricar un arma desde la comodidad de su casa, pues parece exactamente lo que terroristas y criminales quieren.

La organización Defense Distributed, con sede en Texas, anunció sus planes de volver a publicar en su web el 1 de agosto manuales de instrucciones para pistolas y rifles impresos en 3D después de alcanzar un acuerdo con el Gobierno federal en junio. "Y hay un deseo real y oportunidad de lucro en el bajo mundo criminal".

Cabe mencionar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parece coincidir con Underwood pues en un tuit escribió: "Estoy investigando este caso de armas de plástico 3D", lo cual generó muchos comentarios por parte de los detractores de esta medida.

Los planos de armas fueron retirados de Internet en 2013 por orden del Departamento de Estado de EE.UU. siguiendo las leyes internacionales de tráfico de armas. (GOA, por sus siglas en inglés), este pacto, por el contrario, significa "libertad y está acorde con la Segunda Enmienda" de la Constitución estadounidense, que protege el derecho a portar armas, explicó Jordan Stein, director de comunicaciones de este grupo. "De hecho, las armas de fuego se usan de 16 a 100 veces más a menudo para salvar vidas que para quitarlas", argumentó Stein.

Además, el acuerdo estableció que estos tutoriales estuvieran aprobados "para publicación de cualquier forma" y que el Gobierno estadounidense pagara 40.000 dólares de los honorarios legales de Cody Wilson, el fundador de Defense Distributed.

Uno de los problemas latentes a los que se ha enfrentado la administración actual del presidente Trump son las armas, debido al incremento de tiroteos que han habido en el país durante los últimos años. Los estados argumentaron que esa autorización ponía en riesgo la seguridad nacional.

La empresa presentó su propia demanda en Texas el domingo, en la que dice estar siendo víctima de un "programa de intimidación y acoso por motivos ideológicos" que vulnera sus derechos contemplados en la Primera Enmienda.