Global

Chile no olvida golpe de Estado

Chile no olvida golpe de Estado

La otra cuestión que enciende los ánimos es la actitud del gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera, al que acusan de intentar justificar el golpe de Estado, también la del Tribunal Supremo, que el año pasado ordenó la excarcelación de siete antiguos represores de Pinochet.

Los partidos políticos y el Gobierno optaron por realizar actividades separadas para recordar el alzamiento militar que lideró Augusto Pinochet y que desembocó en el suicidio de Allende y una dictadura que duró 17 años.

Tampoco se habla de las violaciones a los derechos humanos cometidas por Allende, ni de los grupos paraestatales del socialista.

Hoy, cuando los vientos de septiembre nos traen a la memoria tanta brutalidad y dolor acaecidos hace ya 45 años, cuando el recuerdo de los aviones y el tableteo de las ametralladoras, y las bombas y las llamas abrazando los muros de La Modeda, se nos aparecen como imágenes fantasmales derrumbando la democracia de nuestra patria, la figura de Salvador Allende Gossens, - presidente de Chile -, se nos aparece al mismo tiempo, señera, digna y consecuente.

Carmen Frei, hija del expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y vicepresidenta de la Democracia Cristiana (DC), aseguró que las consecuencias del golpe de 1973 siguen presentes en la actualidad. Los pactos de silencio, desgraciadamente, siguen en pie y en miles de hogares todavía se espera verdad y justicia', sostuvo Frei, cuyo padre murió en 1982, presuntamente envenenado por agentes de Pinochet.

La puerta de Morandé 80 era utilizada por Allende para llegar y salir de La Moneda y por ella fue sacado su cadáver el día del golpe, tras la destrucción del inmueble, bombardeado por la Fuerza Aérea, después de que el mandatario rechazó rendirse.

El presidente del Partido Socialista, el senador Álvaro Elizalde, definió a Allende como "un demócrata ejemplar, que se hizo grande por una trayectoria política de servicio público y de lucha permanente por construir un país con más justicia social".

"Venía gravemente enferma desde mucho antes y por distintas razones", precisa el mandatario chileno en la columna "11 de septiembre: Memoria e Historia", en la que reflexiona sobre la trascendencia de esta fecha en el país.

'En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia, de descalificaciones, de intolerancia, de sectarismo, y eso lo sabemos todos', señaló Piñera. "Para todos, el lamentable quiebre de nuestra democracia y el advenimiento de un gobierno militar y no democrático", comienza la publicación.