Cultura

Confirma guionista de Plaza Sesamo que Beto y Enrique eran pareja

Confirma guionista de Plaza Sesamo que Beto y Enrique eran pareja

"Yo era más como Beto, más bromista", explica.

"Arnold era el ordenado, el organizado, como Beto".

Ambos tuvieron una relación de más de 20 años, vivieron juntos y algunos familiares del guionista lo sabían, pues no había forma de ocultar su relación. Pero más tarde, en agosto de 2011, una tal Lair Scott pidió en Change.org a ejecutivos de Sesame Workshop como Gary E. Knell o Sherrie Rollins Westin que Bert y Ernie "se casaran en Sesame Street, consiguiendo casi 11.000 firmas y renovando la polémica anterior. Pero estaban inspirados en nuestra relación".

Mark Saltzman, quien se unió al equipo del programa en 1984, lo aclaró diciéndole a la revista Queerty que siempre que escribía sobre los personajes lo hacía pensando en ellos como una pareja homosexual.

Según El Heraldo, Stalzman confesó que muchos de sus amigos o conocidos se referían a él y a su pareja, Arnold Gassman, con el nombre de los muñecos de trapo.

"Recuerdo que una vez, un niño de preprimaria (en San Francisco) le preguntó a su mamá: '¿Bert y Ernie son amantes?' Viniendo eso de alguien tan joven, me pareció divertido", le expresó Saltzman a News.com.au.

Tremendo escándalo fue el que se desató hace unos días cuando después de varios años al aire se destapó que en la afamada serie infantil, Plaza Sésamo, dos de sus personajes tenían un romance gay, sin embargo, la bomba estalló al revelarse sus identidades. Cuenta que escribió sobre ellos como una pareja y sintió que no tenía otra forma de escribirlos, ya que él mantenía una relación con Glassman cuando creó Plaza Sésamo. "Fueron creados para enseñar a los preescolares que la gente puede ser buena amiga de aquellos quienes son muy distintos". Así lo confirmó su guionista Mark Saltzamn, que terminó así con una de las cuestiones que más rumores generaron en la historia de la televisión.

"Aunque son identificados como personajes masculinos y poseen muchos rasgos y características humanas, siguen siendo marionetas y no tienen orientación sexual", añadió. "Llevé esa dinámica a los personajes", aseguró Saltzman. Ya en junio del 2013 el semanario The New Yorker utilizó una imagen de los dos personajes para ilustrar su portada sobre la decisión del Tribunal Supremo de EEUU a favor de los matrimonios homosexuales.