Global

Cumplió su sueño...mató a su marido

Cumplió su sueño...mató a su marido

El 2 de junio, y luego de terminar la saga, el marido de la escritora murió en Portland, Estados Unidos, y ella quedó detenida como presunta autora del hecho. "Para aquellos de vosotros más cercanos a mí que penséis que esto merece una llamada, tenéis razón, pero estoy ahora esoty luchando por encontrarle el sentido a todo esto".

Nancy no aconseja contratar a un sicario para hacer el trabajo, ya que "una impresionante cantidad de asesinos te denuncian a la policía".

Su esposo fue asesinado el 2 de junio, en el Instituto Culinario de Oregón, y el cuerpo fue encontrado por sus propios alumnos. En la segunda, la protagonista simula su muerte para escapar de un hombre que la maltrata y en el tercer ensayo Cómo asesinar a tu marido, una mujer se libra de la cárcel después de matar a su esposo. La policía y el personal médico trataron en vano de salvar la vida del chef, muy querido en el centro, a juzgar por los mensajes in memóriam de sus compañeros, que destacan su conocimiento enciclopédico y su enfoque creativo en la enseñanza. “Mientras aprecio todas tus respuestas amorosas, estoy abrumada”, confesó. "Por favor, ahorraos las llamadas telefónicas durante unos días hasta que yo empiece a funcionar".

Tras 27 años de matrimonio Nancy Crampton-Brophy y Daniel Brophy eran supuestamente una pareja bien avenida, que compartían gustos y aficiones, entre ellos el humor negro. Cuando alguno olvidaba el gorro de cocina le boligaba a ponerse alguno de los sombreros de su colección, que podía ser de estilo mexicano o un casco.

"Creo que es más fácil desear que alguien muera que efectivamente matarlo", ya que "no quiero preocuparme sobre la sangre y el cerebro esparcidos sobre mis paredes" y además "realmente no soy buena para recordar mentiras", pero "lo que sé sobre el asesinato es que cada uno de nosotros lo tiene en su interior cuando es presionado lo suficiente", escribió Nancy Crampton-Brophy en otra publicación.

En este texto, la mujer hablaba de numerosos motivos por los que asesinar al marido, entre las que se encontraban la infidelidad, el abuso o la codicia.