Economía

El nordeste, la batalla final entre Bolsonaro y Haddad

El nordeste, la batalla final entre Bolsonaro y Haddad

Según las encuestas, serán los dos más votados mañana domingo, pero, como ninguno conseguirá más de la mitad de los votos, tendrán que medirse en una segunda vuelta el 28 de octubre, en la que Bolsonaro aparece con una ligera ventaja (44% contra 43%) aunque técnicamente empatado con Haddad en intención de voto.

Paralelamente, la encuesta refleja la consolidación de la polarización que viene observándose en las últimas semanas, toda vez que los dos principales postulantes registran también altas dosis de rechazo, incluso superiores a la adhesión que tienen.

El Frente Parlamentario Agropecuario (FPA), grupo que reúne a diputados federales y senadores brasileños vinculados al sector rural, anunció hoy martes de forma oficial su apoyo al candidato Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL).

En los sondeos de la primera vuelta, el centroizquierdista Ciro Gomes se mantiene con el 11%, el centroderechista Geraldo Alckmin cae de 9 a 8% y la ecologista Marina Silva se mantiene en 4%.

Bolsonaro, con 35% de intenciones de voto según la encuesta Datafolha del jueves, sigue agitando las redes, compensando de ese modo su imposibilidad de participar en actos públicos debido a la puñalada que recibió en un mitin el 6 de septiembre.

Brasilia (enviado especial) - Los candidatos a la presidencia de Brasil queman el sábado sus últimos cartuchos para intentar convencer a los indecisos, la víspera de los comicios más polarizados del país, en los que el ultraderechista Jair Bolsonaro se presenta como el gran favorito.

Sin embargo, el sondeo reveló que la adhesión de las mujeres a Bolsonaro aumentó seis puntos porcentuales desde el relevamiento anterior, aunque escaló hasta 24%o, bastante por debajo del promedio general de su intención de voto, según precisó la agencia ANSA.

Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), del encarcelado expresidente Lula, subió un punto, de 21% a 22%.

A juicio del candidato del PT, esos ataques reflejan que "una parte expresiva de la elite brasileña ha abandonado la socialdemocracia por el fascismo".