Global

OFICIAL: Habrá segunda vuelta en Brasil entre Bolsonaro (47,01%) y Haddad (27,97%)

OFICIAL: Habrá segunda vuelta en Brasil entre Bolsonaro (47,01%) y Haddad (27,97%)

El candidato de ultraderecha a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, sumaba 49 por ciento de los votos en los comicios de este domingo, seguido por el socialista Fernando Haddad con 26 por ciento, según datos oficiales con 53 por ciento de las urnas contabilizadas.

Como ninguno de los dos candidatos alcanzará más de la mitad de los votos válidos, según los sondeos, ambos se medirán en una segunda vuelta prevista para el 28 de octubre, en la que Bolsonaro figura con una ligera ventaja pero en empate técnico con Haddad.

"El video no muestra el teclado de la urna donde una persona teclea el restante del voto. No existe la posibilidad de que la urna auto complete el voto del elector, y eso puede ser comprobado por la auditoría de votación paralela", expresó la Corte sobre la filmación compartida en distintas redes sociales, incluso por uno de los hijos de Bolsonaro.

"Habrá segunda vuelta. La segunda vuelta siempre es una oportunidad renovada de comparar proyectos", afirmó.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, a quien Lula da Silva buscó transferirle en las últimas semanas su caudal de seguidores, recogió el 25,9% de los sufragios, equivalente a 797 votos. Desde 1991, el ex militar representa a Río de Janeiro como diputado federal. Sus victorias más indiscutibles las consiguió en la región Nordeste, donde están los estados más pobres de Brasil y donde se concentra tradicionalmente la mayor cantidad de votantes del Partido de los Trabajadores.

"Brasil, urgente, Haddad presidente", en tanto que vecinos de ese acomodado barrio golpeaban sus cacerolas para expresarle su rechazo.

Este sábado, Bolsonaro renovó sus llamados a emitir un "voto útil" para vencer en primera vuelta. Para ello destacó explícitamente su "respeto y admiración" por rivales de esta primera vuelta sin opciones de pasar a la segunda, como es el caso del desarrollista Ciro Gomes, de la ecologista Marina Silva y del exministro de Hacienda del presidente Michel Temer, Henrique Meirelles, todos antiguos integrantes de los gobiernos del PT. Su perfil agresivo, sus frecuentes declaraciones racistas, misóginas y homofóbicas, su culto a la tenencia de armas, su defensa del gatillo fácil policial, su elogio de la tortura y su apología de la última dictadura le siguen abriendo flancos débiles.

Pero también heredó el odio que el expresidente de Brasil izquierdista inspira entre quienes le reprochan los escándalos de corrupción revelados por la operación Lava Jato y la crisis económica en la que se sumió el país bajo el mandato de Rousseff, destituida por el Congreso en 2016.

Con 63 años este excapitán del Ejército brasileño ha conseguido pescar en río revuelto en un país en que 7 de cada 10 electores dice desconfiar de los políticos en general y considera corrupta a toda la clase política.

Pero el PT perdió liderazgo con Haddad, exalcalde de Sao Paulo y un desconocido para muchos en Brasil, quien no pudo frente a la mancha que persigue a su partido: la corrupción. Sin el centro no se gana una elección y menos aún se gobierna, entonces precisa esos apoyos ya.