Global

Desaparecen buses con 80 migrantes en el sur de México

Desaparecen buses con 80 migrantes en el sur de México

Como informó desde ayer este periódico, la numerosa cantidad de personas ha rebasado al albergue -instalado en el estadio Jesús Martínez "Palillo" de la Ciudad Deportiva en la Magdalena Mixhuca.

Dijo que las autoridades de inmigración mexicanas lo habían detenido, junto con otras 150 personas, el sábado por la mañana a bordo de dos remolques de camiones que se dirigían a la Ciudad de México.

La caravana de migrantes centroamericanos viene tomando desde hace algunos días un breve descanso en la capital mexicana para enrumbar con fuerza hacia Estados Unidos mientras que crece la incertidumbre entre quienes preferirían quedarse en México.

El paso de los migrantes por Veracruz es sumamente riesgoso, es uno de los estados más peligrosos del país, líder de conflicto entre cárteles, homicidios, desapariciones y hallazgos de fosas clandestinas.

Viajando con tres niños, dos de ellos sus hijos y un sobrino, así como su esposa y una cuñada, tiene la esperanza de cruzar la frontera norte mediante el programa de procesamiento de refugiados para menores centroamericanos (Central American minors (CAM) Refugee/Parole program), el cual en agosto de 2017 fue cancelado por el actual Gobernante, Donald Trump.

Llegar a la capital fue "un éxito", dijo Arnold Gómez, de 30 años, un guardia de seguridad de Honduras. "Aunque me duele dejar a mi hijo. tuve que protegerla", dijo Rodríguez llorando.

Rina Valenzuela, de El Salvador, escuchó atentamente a los trabajadores humanitarios del Instituto para Mujeres en Migración, sin fines de lucro, mientras explicaban las dificultades para solicitar y obtener asilo en los EE. UU.

"¿Para qué irme a pelear allá, tanto esfuerzo y tanto que hemos sufrido para que me regresen?" Los migrantes rebuscaron entre pilas de ropa donada, tomaron leche para los niños e hicieron fila para hacer rápidas llamadas a sus casas en un puesto de Cruz Roja.

Los empleados de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México registraron a los recién llegados con datos biográficos, como la edad y el país de origen, y les colocaron pulseras amarillas en la muñeca para mantener un conteo. Los migrantes levantaron tiendas de campaña en el estacionamiento y construyeron refugios improvisados con madera contrachapada cubierta con mantas y lonas.

Cuarenta retretes portátiles estaban dispersos sobre el césped.

Varios grupos más pequeños avanzaban cientos de millas en el sur; los funcionarios estimaron que unos 7.000 migrantes estaban en el país.

A la conferencia asistió el exlegislador hondureño Bartolo Fuentes, señalado como uno de los organizadores de la caravana y quien este martes se reunió con un grupo de senadores mexicanos.