Global

El canciller chileno citó al embajador francés por el caso Palma Salamanca

El canciller chileno citó al embajador francés por el caso Palma Salamanca

El Gobierno chileno había solicitado a las autoridades francesas su extradición, pero el proceso fue aplazado por el Tribunal de Apelación de París, entre otros motivos, para esperar el desenlace de la demanda de asilo presentado por su defensa.

El Comité Chileno por el Refugio Humanitario de la Familia Palma Brzovic, aplaudió la decisión el pasado viernes de la Oficina Francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas (OFPRA). Es por esto que "le pedimos a Francia que cumpla con el tratado de extradición para que cumpla su condena acá", manifestó Piñera.

La subsecretaria de Relaciones Exteriores de Chile, Carolina Valdivia se reunió por más de media hora con el embajador francés Roland Dubertrand, a quien le entregó una carta del presidente Sebastián Piñera dirigida a su homólogo de Francia, Emmanuel Macron.

"Enfatizamos al Gobierno francés la gravedad de la conducta del señor Palma Salamanca y nuestra oposición a la concesión de asilo a una persona condenada por actos terroristas", señaló el comunicado.

Asimismo, expresan que esta decisión (del asilo) podría constituir un obstáculo para el ejercicio del derecho que asiste a Chile de continuar con el procedimiento de extradición.

En la nota, la cancillería argumenta que el asilo a Palma Salamanca no se debió otorgar ya que su condena y encarcelamiento "se desarrollaron en nuestro país en plena y total vigencia de un Estado democrático y de derecho" y que debe ser extraditado porque en Chile "se dan las garantías necesarias para que dicha pena se cumpla".

El exguerrillero perteneció a la organización Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que combatió por las armas al régimen del dictador Augusto Pinochet (1973-1990). Precisó que además pone a fin a la persecución sostenida durante más de 20 años por la ultraderecha chilena, Palma Salamanca protagonizó una espectacular fuga de una cárcel de máxima seguridad en 1996 cuando cumplía condena por el asesinato de Guzmán, y por el secuestro de Cristián Edwards, hijo del dueño del diario El Mercurio, estrecho aliado de Pinochet.