Global

Pentágono rechaza petición para construir refugios para migrantes

Pentágono rechaza petición para construir refugios para migrantes

Con los sondeos pronosticando que los demócratas podrían arrebatarle el control de la Cámara baja, el Mandatario volvió a invocar la amenaza que, según él, representan las caravanas de migrantes que cruzan por México.

Trump informó a los periodistas en la Casa Blanca que los migrantes que lancen piedras o que soliciten el estatus de refugiado en la frontera sur "serán detenidos mucho tiempo".

Los migrantes de El Salvador decidieron ir en busca del anhelado "sueño americano", a pesar de la severa advertencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de contener la masiva migración hasta con el ejército.

"Si alguien lanza piedras -como hicieron en México- se les podrá disparar", insistió.

Mientras tanto, integrantes de la primera caravana migrante, de mayoría hondureña, se dirigieron a Veracruz en lugar de permanecer en Donají, una comunidad del municipio de Matías Romero, en el sureño estado mexicano de Oaxaca.

"No vamos a soportar eso".

"No dije disparar. Lo que no quiero es que esa gente lance piedras".

Este viernes afirmó que los migrantes ilegales que tiren piedras contra los soldados serán arrestados, pero que las tropas no les dispararán de vuelta.

Estados Unidos ha enviado a 5.200 militares en activo a la frontera con México, más del doble de los 2.000 que hay en Siria luchando contra el Estado Islámico, en lo que se considera la mayor operación de estas características desde la Revolución Mexicana.

A la par, la realidad da cuenta del incremento de las deportaciones de centroamericanos indocumentados desde México, cuando el creciente flujo migratorio se convierte en una piedra en el zapato para las relaciones entre México y Estados Unidos, y en circunstancias en que las cifras indican una disminución del número de mexicanos que tratan de ingresar de manera ilegal en el país norteño.

Ahora Álvarez, un cubano de 32 años, está preocupado de que las largas oleadas de migrantes en la caravana _que todavía está a más de 1.300 kilómetros (800 millas) de distancia de la frontera_ provoquen que el gobierno de Estados Unidos los rechace a todos por igual.